1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
10 errores habituales en la alimentación infantil

10 errores habituales en la alimentación infantil

Siempre es conveniente recordar que la alimentación infantil es responsabilidad de los padres o adultos que conviven con los pequeños, de manera que muchos de los errores que se cometen en la alimentación infantil son el reflejo de lo que comen los más grandes en el hogar.

La lista de errores en la alimentación infantil es interminable, sin embargo, algunos se repiten en todas las casas, debido a que tenemos patrones de comida a los que no queremos renunciar, bien porque los productos están a la mano o porque nos dan una satisfacción más allá de saciar el apetito.

Una de las actividades que se complementan en un taller de cocina para niños de Kitchen Academy es la de hablar de la importancia de una buena alimentación, sobre todo si queremos mantenernos saludables y en buena forma en cualquier etapa de nuestra vida para asumir los retos diarios.

Errores en la alimentación infantil

· Más azúcar y menos frutas

Cuando pensamos en la alimentación de los niños debemos tomar en cuenta todo lo que les damos en casa, pero también lo que metemos en su lonchera, que incluye productos que envasados o empacados de forma individual, y listos para meterlos en sus cajitas. Jugos industrializados, pancitos, magdalenas, tortitas, yogures, entre otros, cuentan como errores en la alimentación infantil, pues están cargados de azúcar, harina refinada, grasas y una gran cantidad de estabilizantes que pueden alterar su nutrición.

· Desayunos monótonos

La monotonía en los desayunos también es otro de los errores en la alimentación infantil, debido a que no preparamos con antelación las raciones balanceadas y suficientes que requieren para cumplir con sus rutinas de aprendizaje, ejercicio físico y juegos que debe cumplir durante el día.

· Comidas cargadas de sal

Todos conocemos las bondades de la sal en las comidas, realzar los sabores de las verduras, legumbres y demás ingredientes y, admitámoslo, los hacen más sabrosos; pero, todos los excesos son malos. Debemos evitar sobrepasar el consumo de sal en las porciones de ensaladas o proteínas, pues, aun cuando los haga más sabrosos al paladar, estaremos alterando la alimentación sana.

· Mayor consumo de comida rápida

No hay nada más tentador que ir a casa después de un día de trabajo y solucionar la cena con una parada en la venta de hamburguesas o pizzas; el problema está cuando esto se hace habitual, y acostumbramos a los niños a saciar su apetito con harinas, frituras y azúcares. Ellos estarán felices, pero realmente no estamos contribuyendo con su buena alimentación, pues estas comidas los llenan pero no los alimentan.

· Exceso de grasas y lácteos

El consumo de leche debe ser controlado; la cantidad adecuada de leche para niños de 1 a 10 años es de 2 o 3 raciones por día; siendo una ración el equivalente a una taza de leche de 200 mililitros, una ración de queso de 30 a 40 gramos, o un bote de yogur de 125 gramos.

· Grandes raciones

Llenarles el plato de comida y esperar que lo dejen limpio es otro de los errores habituales en la alimentación infantil. No podemos pensar que van a ingerir la misma cantidad de alimentos que un adulto. Lo que sí podemos hacer es darles más porciones de ensaladas verduras y frutas que de proteínas y carbohidratos.

· Tomar poca agua

A veces descuidamos el consumo de agua de nuestros niños y pensamos que los zumos pueden suplir ese requerimiento. Lo mejor es incluir un termo con agua fresca que tengan a mano, especialmente en días calurosos o de mucha actividad física. También se debe poner en la mesa al momento de cualquiera de las comidas principales.

· Abundante proteína animal

Las carnes rojas siempre están presentes en la mesa, especialmente en las comidas y cenas; lo cual satisface el apetito, pero debemos sustituirlas por pescados y aves, ya que contienen menos grasas.

· Bajo aporte de vitaminas, calcio y fibras

No necesitamos tener un contador de nutrientes en cada comida, solo con prestar atención a lo que damos a los niños diariamente, sabremos si estamos haciendo lo adecuado. Dándoles verduras, pescados, frutas (mejor que zumos y purés), legumbres, cereales, huevos y yogur estaremos aportando en su dieta las vitaminas, calcio, fibras y minerales que requieren.

· Darles bebidas deportivas o energéticas

Si bien la mayoría de los niños en edad escolar practican algún deporte como actividad extra, no es bueno darles bebidas deportivas o energéticas, pues no están recomendadas para niños por su contenido de cafeína y azúcares que aportan energía de manera inmediata. Con una buena alimentación, el consumo de frutas y una hidratación a base de agua, será suficiente para que los niños recuperen el sodio y el potasio que pierden cuando sudan.
10 errores habituales en la alimentación infantil

Otros errores que cometen los adultos y que afectan a los niños

También existe una lista de errores que solemos cometer los adultos en relación con la alimentación infantil, lo cual incluye desde la forma de comer, hasta los horarios, pasando por el espacio y la disposición para la preparación de los alimentos.

No disponer de un lugar adecuado

Disponer de un espacio especial para comer es tan importante como lo que ponemos en el plato. Por lo general tenemos la mesa o la barra repleta de objetos, teléfonos, llaves, cuadernos, revistas, tabletas, papeles, carteras, facturas, etc., y a la hora de la comida solo las arrumamos en una esquina. Lo ideal es poner la mesa, disponer de un espacio agradable, con mantel, donde cada comensal tenga su lugar y los utensilios necesarios para cada componente del menú, y muy importante, el agua.

Preguntar qué quieres comer

Ese es otro de los errores más frecuentes que cometemos los padres para asegurarnos de que los niños van a comerlo todo porque “eso fue lo que pidieron”; pero resulta que si siempre complacemos sus deseos, posiblemente estaremos dándoles más dulces, frituras, grasas, harinas refinadas, refrescos, etc.

Otra de las causas de este error es que los adultos nos sentimos cómodos y sin culpa, pues estamos dándoles lo que ellos prefieren, con lo cual evitamos discusiones y malos ratos, y hasta nos ahorramos un tiempo preparando otros alimentos que requieren más elaboración.

Separar niños de adultos

Lo mejor es que se sienten todos a la mesa, especialmente si queremos formar hábitos en los niños y queremos servir de ejemplo para que coman todo tipo de alimentos: verduras, cereales, frutas, ensaladas, agua, etc.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *