1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
mitos

5 mitos sobre nutrición

Existen muchos mitos sobre nutrición que, en realidad, son solo eso, mitos, pues no existen evidencias probadas de su veracidad. Revisamos los ingredientes en la etiqueta de los productos, pero no siempre con idea de lo que tenemos que buscar. Queriendo tener una alimentación saludable, caemos en errores sin sentido. Estamos más pendientes de no engordar que de alimentarnos saludablemente.

En la escuela de cocina para niños y en Nuestra Escuela Virtual hablamos sobre la importancia de la correcta nutrición. Con datos verificados y verificables, nuestros peques y sus padres pueden desmontar mitos sobre nutrición que los ayuden a llevar una dieta saludable.

Analicemos 5 mitos sobre nutrición

mitos sobre el pan

1 – ¿Es verdad que el pan engorda?

El pan engorda, pero no por ser pan o por ser un hidrato de carbono, engorda la cantidad que comas y con lo que lo acompañes. El pan tiene un índice glucémico elevado lo que significa que la absorción de su glucosa es rápida, almacenando el exceso como grasa. Pero, si además, te haces un bocata de chorizo, le untas mantequilla o toda la salsa de las albóndigas, pues… Sin embargo, los hidratos de carbono deben estar presentes en todas nuestras comidas y pueden ser aportados por el pan en la proporción correcta.

Vale, entonces puedo seguir comiendo pan, en una cantidad razonable, pero mejor que sea integral, ¿verdad? ¿Y mejor también si solo como la corteza y no la miga? Pues… ¡no y no! Aunque nos vendan esas ideas, la composición calórica del pan integral es similar a la del pan blanco; lo que varía es la cantidad de fibra, que en el integral es mayor. Por su parte, la miga engorda menos por tener mayor cantidad de agua, que no tiene calorías. Así, el mismo peso de miga que de corteza te aporta menos calorías. ¡Vaya mitos sobre nutrición y el pan! ¡Con lo rico que es y la mala fama que le han creado!

2 – ¿No debemos tomar agua en las comidas?

Que si engorda, que si diluye los jugos gástricos, que si produce retención de líquido… Entre los mitos sobre nutrición, el de si debemos o no tomar agua en las comidas es uno de los más «variados» en su interpretación. Veamos cada una. Primera, engorda. No, no puede engordar porque el agua no tiene calorías, ni antes, ni durante, ni después de las comidas. Más bien, puede ayudarte a crear sensación de saciedad y moderar la cantidad de lo que comes. Segunda, diluye los jugos gástricos. Pues, tampoco. De hecho, se recomienda tomar agua durante o después de la comida para ayudar a la digestión, ya que ayuda a la descomposición de los alimentos. Tercera, retención de líquidos. Y, nuevamente, no. Beber agua ayuda al buen funcionamiento de los riñones y a mantener el equilibrio hídrico del cuerpo. ¡Otro de los mitos sobre nutrición aclarado!

mito sobre la coca-cola light

3 – ¿Engorda la Coca-Cola light?

El cartelito de «light» y el riesgo de engordar es uno de los mitos sobre nutrición más extendidos. Se refiere a aquellos alimentos bajos en calorías, por reducción o por sustitución de azúcares o de grasas, aunque actualmente también se incluyen los bajos en sal. Uno de los más «famosos» a nivel mundial es la Coca-Cola light. Esta bebida está endulzada con aspartamo, un edulcorante artificial mucho más dulce que el azúcar. Así, cada bote de Coca-Cola solo lleve 0,35 g de endulzante en su versión light, frente a los 39 g de la versión original. Esto se traduce en 0,7 calorías por bote, cantidad considerada insignificante y que, por tanto, no engorda. De hecho, actualmente, se aconsejan en dietas controladas para reducir la ingesta total de calorías y en el caso de personas diabéticas. Eso sí, el consejo incluye, además, llevar un estilo de vida saludable, donde parece estar el quid del asunto.

4 – ¿Para qué necesitamos las verduras?

Las verduras representan uno de los grupos de alimentos indispensable en una dieta balanceada. Aportan micronutrientes y pocas calorías. Contienen polifenoles, como los flavonoides, que actúan como antioxidantes y mejoran nuestro sistema inmune. El aporte de fibra fermentable como sustrato prebiótico ayuda a la restauración y mantenimiento de la flora intestinal. Además, produce saciedad, reduciendo la ingesta de otros alimentos.

Sin embargo, a pesar de todos sus beneficios, no podemos llevarnos por los mitos sobre nutrición que consideran que podemos vivir consumiendo solo vegetales. El ser humano es un animal omnívoro, esto quiere decir que es capaz de consumir y digerir tanto alimentos de origen animal como vegetal. La presencia de proteína animal enriquece nuestra dieta al proveernos microelementos, vitaminas y aminoácidos que no están presentes en los vegetales. ¿Necesitamos las verduras? Sí. ¿Nos basta solo con las verduras? No.

mitos sobre el platano

5 – ¿El plátano engorda?

Proporcionalmente, 100 gramos de plátano engordan más que el mismo peso de algunas otras frutas, como pera, fresa, naranja o manzana. Es por eso que, en dietas indicadas por especialistas, no es igual la cantidad que se puede comer de cada fruta. Un plátano mediano tiene, aproximadamente, las mismas calorías que un yogurt natural y, además, sin grasa. Además, los aportes nutricionales del plátano son tantos que eliminarlo de la dieta por no engordar no tiene sentido. A pesar de su agradable sabor dulce, la mayor parte de sus hidratos de carbono son complejos, no son azúcar. También tiene una cantidad importante de fibra y alta proporción de agua. Los minerales –potasio, magnesio– y vitaminas –del grupo A, B6, ácido fólico y C– que aporta el plátano lo convierten en un alimento de alta densidad nutritiva.

Comer correctamente es una cuestión de hábitos y, en principio, no hay alimentos que engordan y otros que no. Todos aportan calorías. Lo que realmente engorda es la cantidad que consumimos de cada uno de ellos con relación a su valor calórico. No es bueno considerar algunos alimentos como «malos porque engordan» y eliminarlos de la dieta. Lo que debes hacer es comer con moderación y no dejarte llevar por los mitos sobre nutrición, porque, como siempre, la verdad es que todo en exceso es malo.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *