1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Anemia Ferropénica

Anemia Ferropénica

Llevar una vida sana implica una completa alimentación que nos ofrezca todos los nutrientes que necesitamos para cubrir las demandas energéticas del organismo. Una alimentación equilibrada debe contar con el aporte adecuado de calorías, proteínas, hidratos de carbono, lípidos, minerales, agua y fibra, necesarios según sea el sexo y la edad de la persona.

Uno de los grandes desafíos en nuestra cocina es concienciar a los niños de nuestra Escuela de cocina, de la importancia de una dieta equilibrada, los beneficios que esta puede traerles en su crecimiento y formación, y las consecuencias de no recibir una adecuada alimentación.

La elaboración de una dieta equilibrada con nuestras recetas de cocina te permitirá la adecuada distribución de los nutrientes energéticos necesarios, ajustándose a la necesidad individual de calorías según la actividad física desarrollada. Recordamos entonces que podemos agrupar a los alimentos en cuatro (4) categorías: grupo de la carne, grupo de frutas y verduras, grupo de pan y cereales y grupo de la leche y sus derivados.

Las consecuencias de una malnutrición, sea por excesos o deficiencias, puede traer graves problemas a nuestro organismo, como es el caso de la anemia ferropénica, obesidad, desnutrición, diabetes, entre otros. Además de mantener una buena alimentación es importante procurar un estado físico y mental, por lo que es recomendable realizar ejercicios al menos una hora diaria, y mantener una actividad mental sana.

Anemia Ferropénica

La deficiencia de hierro es una de las causas de anemia más frecuente en niños y mujeres en edad fértil. Se define la anemia como una disminución en la cantidad de glóbulos rojos. La función de los glóbulos rojos es transportar oxígeno a los diferentes órganos de nuestro cuerpo. Si tenemos pocos glóbulos rojos nuestros órganos no reciben suficiente oxígeno.

La anemia ferropénica se presenta por una deficiencia de hierro durante mucho tiempo en nuestro organismo. El hierro permite que el oxígeno se una a la hemoglobina en el glóbulo rojo, por lo que es de suma importancia contar con los niveles adecuados para su buen funcionamiento.

La anemia ferropénica tiene varias causas, como lo son perdidas de sangre (hemorragia o menstruación) o la incapacidad para absorber suficiente hierro de la dieta (trastornos de mala absorción intestinal), pero en niños la causa más común es el déficit nutricional de hierro o un aumento en las demandas debido al crecimiento acelerado.

Es posible que se presenten algunos síntomas como cansancio, poca energía para las actividades cotidianas, mareo, irritabilidad, dificultad para concentrarse, palidez, uñas quebradizas y taquicardia. Sin embargo, también es posible que no presenten síntomas, por lo que  la aparición de estos señala una deficiencia de larga data y que debe ser atendida para evitar mayores complicaciones.

Déficit de Vitamina B12

Es otro tipo de anemia menos común que la anemia ferropénica, pero un poco más grave. También llamada anemia perniciosa, pertenece al grupo de las anemias megaloblásticas, y tiene como causa la deficiencia de vitamina B12 en el aporte nutricional, alteraciones gastrointestinales (malabsorción, enfermedad digestiva), deficiencia de ácido fólico, o errores genéticos en el metabolismo de la vitamina B12 (enfermedad autoinmune).

La vitamina B12 es necesaria para la formación del glóbulo rojo, por lo que sí existe una deficiencia de esta los glóbulos rojos sufrirán alteraciones en su estructura al momento de formarse, ocasionando que sean más grandes de lo normal; de acá procede el término “mega”.

Esta anemia se puede observar en las personas vegetarianas/veganas, debido a que la cobalamina (vitamina B12) se encuentra solamente en los alimentos de origen animal. Por lo que muchos podrían presentar esta anemia al no tomar las medidas preventivas en su dieta vegetariana/vegana que cubra las demandas de esta vitamina.

Sin embargo, contrario a lo que muchos piensan, la anemia perniciosa no siempre tiene su origen en un déficit dietético (exceptuando a los vegetarianos/veganos), rara vez esta es la causa principal. La mayor parte de estos casos tienen relación con otras patologías presentes en cada individuo, como lo mencionamos anteriormente.

Algunos de los síntomas son la palidez, debilidad, cansancio, irritabilidad, apetito disminuido, diarrea, dificultad para caminar y hormigueo en manos y pies. Son síntomas muy similares a la anemia ferropénica, por lo que es importante hacer los exámenes necesarios para identificar la condición que presenta la sangre.

¿Cómo podemos evitar la anemia ferropénica?

Como lo mencionamos al principio, una alimentación equilibrada es la clave para una vida sana. Por lo que, mientras llevemos una dieta que cumpla con todos los nutrientes necesarios, podremos evitar padecer de la anemia ferropénica por déficit dietético.

Debemos conocer los alimentos que nos aportan más hierro a la dieta, y cuáles de estos son mejor absorbido por nuestro intestino. Este conocimiento nos permitirá implementar alguno de dichos alimentos a cada comida, y cerciorarnos de estar recibiendo la cantidad suficiente de hierro.

Los alimentos que aportan mayor hierro a nuestra dieta son la carne vacuna, el hígado, el pollo, pescado, soja, cereales, espinaca y arroz. Mientras que los alimentos que más aportan vitamina B12 son la carne, huevos, leche y derivados lácteos.

La vitamina C aumenta la capacidad del organismo de absorber el hierro, por lo que consumir alimentos que contentan esta vitamina contribuirá en este proceso y evitará la anemia ferropénica. Los alimentos ricos en vitamina C son las frutas cítricas, pimientos, kiwi, brócoli, fresas, melón, papas y tomate.

Las personas veganas/vegetarianas no corren el riesgo de presentar anemia ferropénica, debido a que muchos alimentos de origen vegetal contienen hierro, como los frutos secos, las legumbres, los higos secos, el salvado, los cereales integrales, verduras de hojas verdes, entre otros. Sin embargo, corren el riesgo de presentar anemia perniciosa, como ya mencionamos.

La preparación de una dieta balanceada con cada grupo básico de los alimentos, y el emplear alimentos de diferente origen y naturaleza, nos asegura el aporte de todos los nutrientes y cantidades apropiadas, considerando las distintas necesidades y situaciones fisiológicas de cada individuo, como lo son la edad, el sexo, la actividad física o patologías asociadas.  Una dieta balanceada nos asegura una vida saludable.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *