1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
escuela de cocina infantil

¿Qué aprenden los niños cuando van a una escuela de cocina infantil?

Los programas de enseñanza de las escuelas de cocina infantil están diseñados para encauzar, o canalizar, tanto la curiosidad de los niños como su afán de participar en la preparación de alimentos, y detrás de todo esto está un equipo de especialistas que en conjunto con los padres, logran la atención y el éxito en el aprendizaje de los niños.

La escuela de cocina infantil se ha convertido en el lugar ideal para que los pequeños desarrollen habilidades, a la par de fomentar y fortalecer una serie de valores, así como la gestión de emociones.

El interés por la gastronomía suele despertarse en el niño a temprana edad, entre los tres y cuatro años, cuando comienzan a jugar con la comida, a testear texturas, sabores, formas, temperaturas.

Nuestro deber es brindarles los espacios adecuados para que estimulen su creatividad y desarrollen sus habilidades, y qué mejor lugar que una escuela de cocina infantil, donde además estarán guiados por expertos en enseñanza y pedagogía para niños, con todo el conocimiento necesario para captar su atención e interés.

Conocimientos y herramientas para su adultez

Cuando los niños muestran interés por la cocina, por ejemplo, lo mejor es hacer que lo mantengan y aumente, de manera que el aprendizaje sea más efectivo, por cuanto tienen una emoción asociada con esa actividad.

No podemos subestimar sus capacidades para desenvolverse en un espacio como la cocina, sino más bien tener confianza y acceder a que participen en la preparación de las comidas, lo cual les será útil no solo para que logren un resultado que luego van a degustar, sino que les servirá en otros ámbitos de su vida, como por ejemplo:

Autonomía

En una escuela de cocina los niños aprenden a ser independientes, a tener autonomía en cuanto a decidir qué hacer, cómo hacerlo y quién se encargará de qué tareas a la hora de preparar una receta.

Pondrán a prueba su capacidad de organización, atención, planificación, ejecución y resultados, lo que sin duda les servirá a lo largo de su vida en cualquier ámbito.

Además, esa autonomía les permitirá decidir acerca de la gestión de los recursos, manejo de cantidades, porciones, etc., especialmente cuando les corresponda preparar un plato con una cantidad limitada de ingredientes.

Responsabilidad

En esa distribución de las tareas, cada uno tendrá una función, por lo que los niños aprenderán a ser responsables de sus trabajos, y a saber que deben asumir cualquier decisión que tomen.

Trabajo en equipo

Una de las habilidades que más demandan las empresas a la hora de reclutar nuevo personal es la del trabajo en equipo, pues a muchos no se les da muy bien compartir responsabilidades o esfuerzos.

En una escuela de cocina infantil los niños aprenden a trabajar en equipo, a intercambiar ideas, buscar soluciones, negociar o hacer propuestas acerca de lo que surja en el momento de la preparación de un plato.

Es la intención del trabajo en equipo, desarrollar ideas, ponerlas en práctica en pro de un objetivo en común.

Atención y concentración

Desde que entran a la clase inicial en una escuela de cocina infantil los niños deben prestar atención a las recomendaciones del instructor, y a lo largo de la jornada tener plena concentración para no perder detalles de lo que debe lograr al final.

Cuando las clases son dinámicas e interactivas, los niños deben mantenerse atentos sin distraerse, para poder tener un mejor desempeño.

Habilidades para comunicarse

Las instrucciones, la lectura de recetas, especificaciones de cantidades, etc., forman parte del material que deben leer, por lo que los niños que van a una escuela de cocina aumentarán su vocabulario y mejorarán sus habilidades de comunicación.

Mejoras emocionales

Manejo de las frustraciones

La gestión de las emociones es otro de los aprendizajes que obtienen los niños cuando van a una escuela de cocina infantil, sobre todo, cuando a la primera no les sale bien esa preparación a la que le dedicaron tiempo.

Habrá frustración, pero aprenderán a controlarla; así como cuando se les caiga algún alimento, se salpiquen de salsas, etc., sabrán que la rabieta no es bienvenida y que lo mejor es continuar en lo que están sin perder el tiempo en emociones que tarde o temprano pasarán.

También aprenderán a aceptar las críticas sin molestarse, aceptarán de la mejor manera los consejos y asimilarán la importancia de seguir al pie de la letra las recomendaciones de los instructores o de las recetas que deban preparar.

Perseverantes

Cada preparación tiene una serie de pasos que deben seguirse, y si a la primera no sale tal como se espera, habrá otras oportunidades, siempre siendo perseverantes y consecuentes con el objetivo.

Los niños aprenderán a ser constantes en la cocina, sobre todo, si saben que el resultado será degustado por sus compañeros e instructores.

Más pacientes

La paciencia también es otra actitud que cultivarán los niños al acudir a una escuela de cocina infantil, pues muchas preparaciones requieren de tiempo, fuego lento y otras técnicas para que queden exquisitas.

Esperar a que el horno haga su trabajo, la levadura levante y optimice la masa del pan, las verduras se enfríen para pelarlas y picarlas, y toda una serie de tareas que requieren de paciencia y buena disposición serán las mejores formas de aprender a cultivar esta actitud tan necesaria en cualquier aspecto de la vida.

¿Cómo impulsar el interés de los niños por la cocina?

Si sabes que tus hijos tienen interés en la preparación de comidas, lo mejor es impulsarlos dándoles más razones para que lo mantengan y lo profundicen, como, por ejemplo:

  • Buscando juntos recetas que puedan preparar en casa
  • Hacer la lista de ingredientes que se requieren para elaborar determinado plato
  • Llevándolos a hacer las compras y enseñándoles a escoger los mejores ingredientes
  • Tomando en cuenta sus opiniones acerca de combinaciones de alimentos
  • Considerando sus sugerencias sobre recetas, platos, preparaciones
  • Apuntándolos en una escuela de cocina infantil, donde tendrá cientos de razones para aprender y poner en práctica sus habilidades culinarias

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *