La alimentación en la infancia

La alimentación de los más pequeños de la casa es un tema delicado y además, importante. Desde el embarazo, la madre debe alimentarse muy bien para que el bebé pueda crecer y desarrollarse dentro del útero (recuerda que se están formando todos sus órganos y huesos) a través de la absorción de los nutrientes que poseen los alimentos ingeridos por su madre. De esta manera podrá ser un bebé saludable, lo que garantizará que el niño tenga una vida sana.

Sin embargo, no es solo en el embarazo cuando las madres deben preocuparse por la correcta alimentación de sus hijos, sino también desde el momento en que llegan al mundo, ya que el proceso de crecimiento y desarrollo no acaba una vez terminado el embarazo. Una vez que nacen continúan su desarrollo y es por eso que, mantener una nutrición saludable en nuestros hijos juega un papel fundamental en su crecimiento.

nutrición saludable

La importancia de la alimentación a edades tempranas

Inscribir a los niños en una escuela infantil de cocina les va a permitir adquirir conocimientos acerca de la importancia de tener una nutrición saludable y entender el porqué se deben consumir ciertos alimentos que, de no poseer estos conocimientos, probablemente no comerían. La escuela de cocina en Madrid es una excelente oportunidad para que los niños aprendan a cocinar, no solo porque aprenden el valor nutricional de los alimentos, sino que también aprenden buenos hábitos alimenticios y además esta actividad ayuda a los niños a fortalecer muchos conocimientos que han aprendido en la escuela regular o aprender nuevas cosas.

¿Qué debemos saber sobre nutrición y niños?

De la alimentación dependen factores que influirán directamente en la vida de nuestros niños, como por ejemplo, el aprendizaje, la conducta y su salud. Se debe tener muy presente que no solo es importante lo que se come, sino cómo se come. En otras palabras, además de que debemos escoger un menú balanceado para nuestros hijos, también debemos educarlos para que tengan buenos hábitos alimenticios.

En la actualidad, se ha perdido el interés por mantener hábitos de alimentación saludable por parte de la población adulta, por lo que sus hijos tampoco aprenden hábitos para tener una alimentación balanceada. Los niños aprenden estos hábitos de su entorno familiar, esto quiere decir, que si sus padres no mantienen un horario y una dieta saludable, el niño tampoco podrá alimentarse de manera correcta. En otros casos, se observa que los adultos le proporcionan al infante solo la comida que estos desean, generando carencia de otros nutrientes que necesitan.

Estas carencias no van a generar en el niño una desnutrición severa, pero sí se va a observar una carencia de nutrientes, que puede generar problemas de aprendizaje, de conducta o hasta de salud como por ejemplo obesidad o hasta diabetes a una edad temprana. Los alimentos que generalmente faltan en la dieta de los niños que viven en zonas industrializadas, son las frutas, verduras y pescados, pudiéndose observar deficiencias de vitamina D, ácido fólico y zinc.

Escuela de Cocina: Una inversión de Futuro

Los problemas que pueden llegar a tener nuestros hijos por presentar deficiencias de estos nutrientes pueden ser obesidad, sobrepeso, anemia y caries en los dientes.

Si desde que nuestros hijos están pequeños los motivamos y enseñamos, a través del ejemplo, a mantener buenos hábitos alimenticios estaremos propiciando en ellos una vida saludable tanto en su infancia como en la edad adulta, ayudando a prevenir enfermedades cardiovasculares, cáncer y obesidad.

En la escuela de cocina en Madrid te ayudamos en la tarea de enseñar a tus hijos qué cantidad de nutrientes poseen los alimentos, cuánta cantidad debemos ingerir aproximadamente al día, cómo podemos combinar los alimentos para preparar una comida balanceada y tener buenos hábitos alimenticios.

Nutrición saludable para los peques

Un niño que consuma una alimentación adecuada tendrá suficiente energía para poder procesar con facilidad los conocimientos que adquiere a diario en la escuela primaria y también será capaz de realizar actividades físicas, lo que a su vez también genera múltiples beneficios.

Algunos de los alimentos que nuestros pequeños deben consumir regularmente en su dieta son:

  • Frutas:

Se sabe que las frutas tienen una gran cantidad de vitaminas, fibras y azúcares, además, son geniales para nuestros hijos porque la mayoría tiene un sabor agradable. Sabiendo esto, es importante que los niños consuman tres o más piezas al día.

  • Verduras:

Al igual que las frutas, son una fuente de vitaminas, fibras, minerales y antioxidantes. La mejor forma de aprovechar estos alimentos, es ingerirlos crudos, por lo que lo ideal es que nuestros niños coman ensaladas a diario.

  • Lácteos:

La leche, el queso, el yogurt fresco y sus demás derivados contienen una gran cantidad de proteínas, vitaminas (D, B2 y B12) y calcio. Se recomienda que los niños ingieran de 2 a 4 porciones al día.

  • Carnes:

Las carnes son una excelente fuente de proteínas, minerales (hierro, potasio, fósforo y zinc) y vitamina B12. Se recomienda ingerirlos diariamente.

Las carnes que vienen en embutidos deben ser ingeridas ocasionalmente, debido a que contienen gran cantidad de grasas saturadas y colesterol.

  • Pescados y mariscos:

Contienen una gran cantidad de proteínas, ácidos grasos, omega 3, vitamina D y yodo. Es importante que los niños consuman este alimento durante su crecimiento. La recomendación es que deben ingerirlo de 3 a 4 veces por semana.

  • Huevos:

Proporcionan una gran cantidad de proteínas de alta calidad, vitamina A, B12 y D, y algunos minerales. Es recomendable que los niños consuman de 3 a 4 huevos a la semana debido a su nivel nutricional.

  • Cereales:

 Contienen proteínas, vitaminas y minerales. Existen diferentes tipos de cereales como el arroz, el trigo, el maíz y la avena, entre otros. Estos son la base de nuestra alimentación, por lo que se deben consumir de 4 hasta 6 raciones diarias.

Además de los alimentos anteriores, no debemos olvidar el consumo de agua. El cual es esencial para la vida humana. Un niño debe ingerir aproximadamente 2 litros de agua al día.

No cabe duda que una escuela infantil de cocina es una de las mejores opciones para ayudar en el correcto crecimiento de los niños ya que, como se puede apreciar, la alimentación de nuestros pequeños es primordial para que puedan desarrollarse y tener una vida plena.

Correr y nutrición, se acerca un maratón…

El próximo domingo más de una tiene que correr una maratón. En Madrid tenemos el próximo domingo nuestro Mapoma, cuarenta ediciones de la maratón madrileña. Muchos no se han querido perder esta cita, la fiesta del correr en pleno Madrid. Una maratón que volverá a batir récords sin ninguna duda. Aquí en Kitchen Academy tenemos una muy buena relación con todo lo que “huele” a deporte. ¿Por qué? Por que una vida saludable además de una dieta sana y equilibrada, tiene que contar con la actividad física. La actividad física es la segunda herramienta para vivir de una forma saludable. A los peques no les vamos a inculcar lo de correr maratones, aún es pronto para su organismo. Pero si podemos irles acercando a conocer el ambiente. Algunos acompañarán a sus padres a la feria del corredor a recoger los dorsales. Otros formarán parte de la animación en la calle siguiendo a los suyos en el recorrido. Ojo que parece que este fin de semana tendremos calor. Así que incluso si eres parte del público, ojo con la hidratación y gorras en las cabezas.

Correr y nutrición - Kitchen Academy Blog

Cualquier actividad deportiva sostenida en el tiempo precisa de una dieta equilibrada y estudiada. Correr es quizás uno de los deportes más practicados. Hoy vamos a ver algunos consejos para la nutrición de un corredor. Pensamos sobre todo en la gente que se dedica al fondo, pero cualquiera que tenga esto del correr como su deporte puede seguirlos.  

Antes de la competición y de ponerse a correr

La alimentación e hidratación deben cuidarse especialmente horas o días antes de la competición. Pero es igualmente importante que se cuide los meses de entrenamiento. En las horas previas es evidente que una mala decisión al elegir un alimento nos puede dar más de un disgusto. Una hidratación escasa es igual de peligrosa. Así que justo antes de una carrera no pruebes ningún alimento que no conozcas. Desayuna con normalidad esos alimentos que ya has probado antes de una carrera.

Venimos de la semana santa y eso de la “última cena” lo tenemos bien reciente. Los corredores de un maratón deben dar mucha importancia a la última cena antes de correr. Es habitual que los restaurantes italianos o cuya especialidad sea la pasta tenga aforo completo la noche antes del maratón. La mayoría de los corredores van a elegir un plato de pasta para irse a dormir. Es lógico la cena de antes de la carrera debe tener una gran carga de carbohidratos. Arroz y pasta serán las estrellas, si es posible con una salsa ligera. 

Esa cena debe ser tranquila, comer sin prisa que al día siguiente es cuando debes correr. Debemos evitar que por la noche no podamos descansar por una mala digestión. Pues ya es bastante los nervios previos a la carrera, como para añadir más problemas a la noche. 

Correr y nutrición - Kitchen Academy

 

Cuando entrenamos…

Cunado salimos a correr nunca debemos hacerlo con el estómago lleno, esta es una máxima que debemos cumplir a rajatabla. Así deberíamos tener al menos tres horas entre el desayuno y el inicio de la carrera. La hidratación debe acompañarnos todos los días de entrenamiento y por supuesto en el día de la competición. Durante el entrenamiento la ingesta de carbohidratos es muy importante, pero no debemos abusar. Un exceso de carbohidratos puede llevar a acumular grasas. 

Hay entre la gente que corre una obsesión que es bastante generalizada, la de no coger peso. Se suele tener una relación “tensa” con la báscula. Algunos llevan esa obsesión al extremo y sus ingestas son realmente parcas. Hay que tener cuidado con pasar hambre, la sensación de debilidad es un mal síntoma para los corredores y es indicio de una mala nutrición. No debemos asustarnos por coger un kilo antes de la carrera, con toda seguridad ese kilo se va a perder en la carrera.

Qué debemos comer…

No hay que obsesionarse con la comida de los corredores, no debe ser diferente a la de toda tu familia. La dieta sana y equilibrada es la mejor para poder correr. Nosotros tenemos la fortuna de vivir en un país con la dieta mediterránea como pilar fundamental. Una alimentación rica en frutas, con cereales, verduras, aceite de oliva, pescado, carnes, etc. Los corredores deben cuidar su sistema digestivo, para ello hay que cuidar la flora intestinal. Para el cuidado de la flora intestinal un truco puede ser tomar un par de yogures naturales al día.

Algo que debemos evitar, pero en general todo el mundo, es el abuso de los alimentos azucarados. Como el chocolate, los bollos o el azúcar blanco. Una alta concentración de azúcar en nuestro organismo, puede provocar problemas digestivos. Con consecuencias como diarreas, náuseas o calambres. En carrera nos puede sobrevenir eso que se conoce en ciclismo como la pájara, que no es otra cosa que un bajón de azúcar en sangre.

Correr y nutrición - Kitchen Academy

Primavera, ya está llegando y ¿qué alimentos hay?

La primavera llega el próximo día 20 de marzo. Aunque lo cierto es que ya algunos coletazos está dando. Es lo normal en estos días, tan pronto es primavera como volvemos al invierno. Estos cambios de clima repentinos nos tienen con el pie cambiado, a medio quitarnos ropa y a medio ponernos más… En primavera son normales los cambios de temperatura. A esta estación del año se la relaciona con el color, es normal ver árboles en todo su esplendor. Los colores primaverales llenan todos los espacios. Hoy vamos a hablar de las frutas de temporada y también de las verduras. Lo que podemos encontrar en el mercado, o quizás lo que deberíamos buscar. 

Descubriendo los alimentos

Uno de los objetivos pedagógicos de nuestras escuelas es descubrir alimentos. Tanto en la escuela infantil como en la escuela de adultos, lo cierto es que en ocasiones debido a nuestro ritmo de vida obviamos algunos de ellos. Por que nos parece que vamos a “perder” mucho tiempo en su preparación o simplemente por no saber “qué hacer” con ellos. En Kitchen Academy buscamos dar a conocer una gran variedad de alimentos, y dar las pistas de cómo incluirlos en nuestra dieta. Porque una dieta equilibrada debe cubrir y manejar la mayor variedad de alimentos posibles. 

Las frutas de primavera

Una de las características de la fruta que encontramos en primavera es su poca duración, las frutas son más delicadas que en otras temporadas. Paulatinamente van desapareciendo los cítricos, estrellas de la temporada de invierno. Su espacio es ocupado por una fruta de un color rojo vivo. El fresón con un aporte más que notable de vitamina C aparece en los últimos coletazos del invierno. Ya nos acompañará durante toda la época primaveral. 

Otra de las frutas que pueden empezar a aparecer son las primeras ciruelas. Si bien el mejor momento de las ciruelas es más cercano al verano, y estarán presentes en la siguiente estación. De las ciruelas podemos decir que son una gran fuente de fibra. Nada desdeñable su aporte de potasio. 

Frutas de temporada primavera - fresón

Otras frutas primaverales

Si hay una fruta que a mi me encanta es el níspero, pero tiene una existencia muy exigua en el mercado. La disfrutaremos entre abril y junio. Aportando provitamina A y potasio. Para el mes de mayo ya tendremos los primeros albaricoques. Contienen carotenoides que se transformarán en vitamina A, y por supuesto potasio. Las cerezas vendrán entre los meses de mayo y junio. También son frutas que duran poco tiempo a mitad del verano ya se dejarán de encontrar en el mercado. A finales del verano empiezan a llegar frutas de temporada del verano, sandías, melocotones o los primeros melones de temporada. Y por supuesto los arándanos que ya nos acompañan hasta casi final de año. Fibra, potasio y vitamina C conforman su tarjeta de presentación.

Provitamina: Una provitamina es una sustancia que puede y tiene que ser transformada en el cuerpo por el propio metabolismo o factores externos en la vitamina para ser aprovechada. (Fuente: Wikipedia)

Frutas de temporada primavera - cerezas

Las verduras de primavera

Las verduras de la temporada primaveral vienen muy condicionadas por cómo llegue el tiempo. Si al principio de la primavera hace frío aún pueden tardar en llegar. Es momento de dar buena cuenta de las coles y coliflores. Seguiremos un tiempo contando con esas otras verduras que el buen tiempo elimina del mercado. Las acelgas, las espinacas o las alcachofas, sin ir más lejos.

Todas estas verduras pronto nos dejarán para dar paso a las verduras de temporada, según vaya siendo menos presente el frío. Llegan ya las lechugas y los rábanos que nos acompañarán en las ensaladas. Una “gran desconocida” es el hinojo, ideal para ensaladas. Solo lo tendremos hasta mediado de primavera, ayuda en las digestiones y es mano de santo con los gases. Las legumbres frescas empiezan a aparecer con el final del invierno. Habas y guisantes, con su gran aporte en fibra. Podremos degustar ya los espárragos frescos. En primavera es el mejor momento para recolectar zanahorias o cebollas. Productos que encontramos todo el año, pero en esta temporada están mejor que nunca.

Verduras de temporada - zanahoria

Calcio en el crecimiento de los niños

Hoy hablamos de la importancia del calcio en el crecimiento infantil. También vamos a ver algunos alimentos que pueden ser una fuente de calcio en su alimentación. Una alimentación sana y equilibrada es el secreto para que los niños crezcan sin problemas. En Kitchen Academy, nos preocupamos de que nuestros chicos aprendan a conocer la importancia de esa alimentación variada. Por medio de la enseñanza de la cocina, conocen alimentos, sus propiedades y las necesidades que cubren en nuestro organismo. Prueban nuevas texturas y productos, ampliando el abanico de alimentos que pueden ingerir. 

Carencia de calcio, ¿qué conlleva?

De todos los componentes que precisa nuestro organismo para subsistir, el calcio ocupa un cuarto lugar. Por delante tenemos el agua, las proteínas y las grasas. Si los niños tienen carencia de calcio en su dieta pueden desarrollar distintos problemas. Los principales afectados son los huesos. Debilidad y falta de crecimiento en los mismos. No en vano el 90% de esta sustancia se encuentra tanto en huesos como en dientes.

 
Lo cierto es que en el organismo no hay una deficiencia de calcio, pues la sangre toma el que necesita de los huesos. Por eso los huesos y dientes se resienten en su crecimiento normal. Llegado el caso la masa osea será bajalo que se conoce como osteopania, con el riesgo de osteoporosis y fracturas óseas.

¿De dónde sacamos el calcio?

Para el consumo necesario de esta sustancia, los niños tienen una gran variedad de alimentos como fuente. Desde los productos lácteos, a alimentos de origen vegetal, incluso origen animal. En algunos cereales y bebidas. Para asimilar mejor las cantidades necesarias se precisa ingerir al tiempo vitamina D.
 
Calcio Leche - Kitchen Academy

Productos lácteos

Sin duda son en los que todos pensamos como fuente de calcio. La leche y sus derivados, y da igual que sean desnatados o no, en cuestión de calcio contienen las mismas cantidades.

Frutos secos y especias

Los frutos secos son una fuente de esta sustancia, pero no son de fácil absorción. Y al tiempo son una fuente de alto contenido calórico. Almendras, nueces, pistachos o avellanas…
En cuanto a las especias tienen un punto a su favor, poco aporte de calorías, insignificante y que pueden acompañar a multitud de platos. El laurel, el orégano, la canela…

Pescado azul y marisco

El pescado azul es una fuente de calcio muy importate. Lo curioso es que mayor cantidad tienen aquellos pescados que se presentan en conservas. La explicación es por el tratamiento térmico que se usa al enlatar. Las espinas de las sardinas se ablandan, pasando el calcio a la carne. 
 
El marisco no son alimentos que se puedan consumir a diario. Algunos de ellos tienen mucho calcio, las gambas, los berberechos, los mejillones, los langostinos, el pulpo…

Legumbres y huevo

Las legumbres tienen una presencia notable de calcio, pero algunas otras sustancias que las componen impiden que se absorba toda la cantidad que contienen. Para sacar todo el provecho debemos observar convenientemente los tiempos de cocción al elaborar los platos. Lentejas, garbanzos, judías blancas…
 
El huevo contiene una gran presencia de vitamina D, ya dijimos que es necesaria esta vitamina para procesar el calcio que ingerimos. Al tiempo es rico en contenido de calcio. Lo malo es que la mayoría se encuentra en la cascara del huevo.
 
Calcio Huevo Espinacas - Kitchen Academy

Verduras y tofu

Las verduras con hoja verde son las que tienen más calcio. Entre ellas las espinacas y los berros. El repollo, la brócoli o la col rizada… El tofu es un alimento con contenido en calcio, que es una solución para aquellas personas que tienen una dieta vegetariana. 
 
 
 

Dieta saludable y niños

Seguir una dieta saludable es una de las bases para tener una salud de hierro, fundamental en la edad adulta. Pero tener unos hábitos alimentarios que nos lleven a tener una dieta saludable, se empieza a trabajar de niños. Hoy vamos a ver qué podemos hacer desde casa, para inculcar a nuestros hijos la necesidad de seguir una dieta saludable.

Leer más

alimentos picantes

5 alimentos que producen insomnio

Todos sabemos lo importante que es dormir lo suficiente cada día para que nuestro organismo esté sano y nuestro cerebro procese toda la información recopilada durante el día. Dormir las horas necesarias y tener un descanso profundo y de calidad es importantísimo para la memoria y la inteligencia, por ello no debemos consumir ciertos alimentos que producen insomnio y sobre todo no consumirlos poco antes del momento de acostarnos puesto que podrían interferir negativamente en nuestros descanso.

Hoy mostraremos 5 alimentos que producen insomnio:

1. Alimentos con cafeína. El café, la Coca Cola,… la cafeína es uno de los principales elementos que consiguen mantenernos despiertos y alerta, por ello debemos evitarla durante las últimas horas del día antes de irnos a dormir.

2. Ginseng. El té de ginseng o los alimentos con ginseng tiene sustancias que estimulan el sistema nervioso. Por ello si tenemos ganas de tomar una bebida caliente antes de dormir es preferible que optemos por infusiones relajantes como son la manzanilla, la valeriana o la tila, entre otras.

3. Alimentos picantes. En la medida de lo posible debemos intentar evitar el picante en las cenas, sobre todo si cenamos tarde, ya que los alimentos picantes suelen dar problemas de reflujo gastroesofágico y esto deriva en digestiones pesadas que pueden quitarnos el sueño y hacer que nos sintamos mal si intentamos dormir con acidez y ardores en el estómago.

4. Bebidas alcohólicas. El alcohol es un elemento desestabilizador que nos produce deshidratación y que reduce la calidad del sueño ya que interfiere negativamente en el sueño REM. Debemos evitar beber alcohol en exceso siempre ya que no es nada beneficioso para nuestra salud, pero sobre todo si vamos a acostarnos justo después de la ingesta, puesto que estaremos asegurando un sueño poco reparador.

5. Alimentos fermentados o añejos. Muchos quesos, el pescado ahumado, los embutidos… existen muchos alimentos que contienen tiramina, un aminoácido que estimula el cerebro y que se encuentra en los alimentos añejos o fermentados, y que produce insomnio. Debemos evitarlos, por ejemplo sustituyendo un queso curado o el queso azul por otros tipos más suaves como pueden ser la mozzarella o el queso de Burgos.

Sigue estos consejos y dormirás con un bebé ¡Felices sueños!

beneficios dieta mediterranea

Beneficios de la Dieta Mediterránea para nuestra salud

¿Qué es la Dieta Mediterránea?

La dieta mediterránea no es más que un patrón alimentario basado en los alimentos típicos de la agricultura de las zonas con clima mediterráneo, sobre todo hablamos de España, Italia, Croacia, Chipre y Grecia, entre otros.

Alimentos clave en la dieta mediterránea

Así, son claves alimentos como el aceite de oliva, el vino, los frutos secos (almendras, nueces, castañas,…), el pescado y el marisco (sardina, anchoa, merluza, sepia, calamar, gambas, cangrejo…), las verduras y hortalizas (tomate, berenjena, alcachofa, aceitunas, pimiento…), las frutas (sandía, uvas, albaricoques, higos,…), las legumbres (habas, lentejas, garbanzos, judías…), los cereales (pasta, arroz…), las carnes blancas y las especias (romero, perejil, albahaca…).

Los beneficios de combinar la dieta mediterránea con ejercicio frecuente son múltiples para la salud, tanto es así que según varios estudios las poblaciones que hacen mayor uso de la dieta mediterranea tienen menor tasa de enfermos de cáncer que aquellos países de América del Norte y Europa del Norte que en general suelen consumir más grasas saturadas, azúcar, alimentos precocinados y comida rápida.

La combinación de los alimentos presentes en una dieta mediterranea equilibrada contribuye a mantener sano el corazón y el riñón y ayuda a controlar el peso, por lo que es utilizada por muchas personas alrededor del mundo con obesidad que desean reducir su peso y mejorar su salud, ya que además es una dieta muy rica en vitaminas y fibra. También es una dieta que se asocia a la fertilidad y a un menor deterioro cognitivo en la vejez, por lo que .

Es una dieta perfecta para todo tipo de personas, desde la infancia, no obstante hay que tener cuidado puesto que es una dieta en la que suele faltar el hierro y el calcio, por lo que no debemos olvidar incluir ciertos alimentos más escasos en la dieta mediterranea como son las carnes rojas y los lacteos.

Pero lo importante no es sólo qué comemos, sino también cómo comemos, y en eso las costumbres de los países del sur de europa en general también “ganamos” con respecto a las costumbres del norte. Comemos sentados, tomándonos el tiempo necesario y sin prisas, hábitos que ayudan a que la digestión sea mejor y se reduzca el estrés.

 

 

miel natural beneficios

Beneficios de la miel en la dieta infantil

Los beneficios de la miel en la dieta infantil son muchos, pero es un alimento contraindicado en algunos casos concretos:

  • Niños menores de 1 año: La miel puede contener esporas de la bacteria clostridium botulinum, por eso se aconseja que los bebés no la tomen ya que les puede provocar botulismo, aunque es inocua en adultos y niños más mayores.
  • Personas con diabetes: Los niños y los adultos diabéticos podrían tener problemas en sus índices glucémicos tras consumir miel, por ello es aconsejable que la eviten en la medida de lo posible.

Por lo demás, la miel natural es un alimento muy saludable y aconsejable para una dieta equilibrada. Éstos son algunos de los beneficios de la miel para los niños:

  • Mejora las funciones cerebrales y la salud de los huesos: Algunos estudios científicos aseguran que la miel ayuda a absorber y fijar el calcio, un mineral imprescindible para un buen funcionamiento cerebral que además también es clave en el buen desarrollo de los huesos, sobre todo en la edad de crecimiento.
  • Estimula nuestras defensas: La miel es un importante estimulante de nuestro sistema inmunológico, ya que tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas, por eso no sólo es buena para comerla sino también en tratamientos para la piel. No es de extrañar que sea tan utilizada para tratar casos de acné.
  • Solución contra el estreñimiento: La miel estimula la flora intestinal y actúa como un laxante suave natural.
  • Reduce el estrés y ayuda a dormir: ¡Cuántos niños se van a la cama después de tomar un vaso de leche con miel! ¿Verdad? No es de extrañar, ya que esta es una de las propiedades de la miel más conocidas. La melatonina que nuestro cuerpo produce tras consumir miel ayuda a regular el ritmo cardiaco y producir una placentera sensación de relajación.
  • Aliado contra el resfriado, la tos y el dolor de garganta: Sus antioxidantes y propiedades antibacterianas (que comentábamos antes), además de sus propiedades curativas ayudan a mejorar los síntomas del resfriado, de la tos y del dolor de garganta, entre otros.

La miel es un alimento con alto contenido nutricional que contiene minerales como son el calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, zinc, fósforo y el potasio; también contiene ácidos orgánicos (sobre todo ácido acético y ácido cítrico); vitaminas B, C, D y E; y también antioxidantes (flavonoides y fenólicos).

¡Su consumo con moderación es altamente recomendable! Aquí te dejamos una receta con miel que estamos seguros de que te encantará: Delicias de Salmón con Miel

chucherias

Cómo prevenir la diabetes infantil

Hace años se pensaba que la diabetes era sólo cosa de adultos, pero hoy sabemos que la diabetes infantil está muy presente y lo grave es que su aparición es cada vez mayor. Los factores de riesgo pueden ser múltiples: ambientales, genéticos,… por ello es recomendable seguir una serie de pautas básicas con el fin de mantener a nuestros hijos sanos y lejos de la diabetes:

  • Hacer ejercicio frecuente. Parece algo lógico, pero con el “enganche” a las tecnologías de las últimas generaciones, nuestros niños se han vuelto más sedentarios que los de las generaciones anteriores, con la grave consecuencia de un aumento preocupante del número de niños con problemas de peso.
  • En la medida de lo posible hay que intentar dar el pecho a nuestros hijos, en vez del biberón, ya que la leche materna contiene multitud de beneficios para su salud, como por ejemplo la creación de defensas naturales en edades tempranas que ayudarán a evitar la diabetes infantil.
  • Aumentar su consumo de frutas y verduras, ya que suelen ser alimentos fundamentales para mantenerse sanos que quedan algo relegados en su alimentación diaria. En este artículo de Kitchen Academy te damos algunos trucos para que tu hijo se coma la verdura. En cualquier caso, nunca debemos poner a nuestro hijo a hacer dieta sin la supervisión de un nutricionista profesional, ya que podríamos cometer errores sin saberlo que afectaran a un correcto desarrollo del niño.
  • Reducir el consumo de grasas y azúcares procesados. Este punto es clave, por ello hay que prestarle especial atención. Intentemos sustituir la bollería industrial, las chuches, los fritos, etc. por alimentos ricos en vitaminas y minerales que aporten algo bueno al organismo. Siendo originales, conseguiremos que nuestros niños no vean los “alimentos sanos” en alimentos con poco sabor o aburridos. Si vives en Madrid, tenemos cursos de cocina para adultos que te podrían ayudar a mejorar en este aspecto, no te los pierdas.

 

 

  • Control médico. Sin llegar a convertirnos en padres hipocondriacos, sí debemos llevar un control sobre la salud de nuestros hijos y hacerles chequeos rutinarios en el pediatra cada cierto tiempo, sobre todo en casos en los que existen precedentes familiares con esta enfermedad.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad ¡Gracias de antemano por tus comentarios!

Trucos verdura niños

Trucos para que tu hijo se coma la verdura

La batalla típica a la hora de comer: a tu hijo no le gustan las verduras y cuando se las encuentra en el plato, comienza a poner muecas, jugar con la comida, quejarse e incluso llorar. No desesperes, es algo muy frecuente que ocurre en casi todas las familias con niños pequeños (y no tan pequeños). Hoy vamos a ayudarte y darte sencillos trucos para que tu hijo se coma la verdura.

No le presiones y le obligues a la fuerza

Si el niño no se siente cómodo comiendo verduras, el hecho de presionarle, enfadarnos con él, gritarle, pelearnos, presionarle o amenazarle no hará que el niño acabe queriendo comer verduras ¡Al contrario! Muy probablemente acabe cogiendo aversión a ellas y las connotaciones negativas hacia las verduras aumentarán de forma exponencial para él. Podría incluso tenerle miedo al momento en el que intuya que va a tener que comer verduras y por lo tanto volver a pelearse y enfadarse contigo. Sabemos que es difícil, pero el proceso no es rápido y debemos hacerle saber al niño que le respetamos.

Lo primero, llénate de paciencia e intenta hacer del momento de comer verduras algo positivo, agradable e incluso divertido.

Cocina divertida con verduras

Prueba a hacer recetas divertidas con verduras (puedes ver un ejemplo aquí), combinar colores (no un plato todo verde) e incluso crear dibujos con la comida. Te animamos también a cocinar con tu hijo y que así se sienta más cercano a todos esos alimentos y se sienta orgulloso del trabajo conseguido. Comienza por introducir las verduras que más le gusten (tomate, lechuga, berenjena, zanahoria…) y poco a poco ir descubriéndole sabores nuevos (acelgas, brócoli, espinacas, puerros…).

Para que él se sienta aún más involucrado, consigue un libro de recetas con verduras e invítale a que él elija qué receta cocinar (de entre las que tú le propongas, según tus preferencias de tiempo e ingredientes). Existen algunos libros de cocina para niños específicos para fomentar el consumo de frutas y verduras, si puedes opta por uno de éstos, ya que los “libros para niños” suelen ser bastante más divertidos y bonitos que “los libros de mayores”.

Eres su ejemplo a seguir

Los niños aprenden por imitación, por ello es tan importante ver que sus referencias adultas son los primeros que quieren comer verduras y disfrutan con ello. Así que evita decir cosas negativas sobre alguna verdura o fruta, aunque no te guste. Tú eres su modelo a seguir y confiará en aquello que le digas, aunque eso no significa que esté de acuerdo.

No dejes de ofrecerle verduras

Aunque sepas perfectamente que te va a decir que no, no dejes de ofrecerle verduras “¿Te pongo un poquito más?” “¿Te apetece repetir?“. Muchos estudios han ratificado que una mayor exposición a un alimento, aumenta su aceptación de forma progresiva por parte del niño. De tanto verlo, acabará por conocerlo y por sentirlo menos ajeno y extraño.

Un truco muy bueno es conseguir que la transición desde que el niño lo prueba por primera vez hasta que lo acepta, sea menos traumática y más suave, es transformarlo en puré, presentarlo en trocitos pequeños, mezclarlo y esconderlo entre otros alimentos. Poco a poco, lo iremos mostrando hasta que finalmente el niño se convenza de que es algo bueno y está bueno.

Es importante que después de comerse el plato, le preguntemos si le ha gustado y de ser así, ya le contemos qué alimentos se ha comido, así se dará cuenta de que no hay nada malo en estas verduras que al principio tanto le disgustaban.