1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
¿Por qué cambiamos nuestros platos según la época del año?

¿Por qué cambiamos nuestros platos según la época del año?

El cambio de estaciones a lo largo del año provoca reacciones en el organismo, debido a las variaciones de temperatura, que, además nos obliga a hacer cambios de vestimenta y a cambiar nuestros platos según la época del año. Conscientes de esta necesidad, en Kitchen Academy te dejamos este post para que conozcas las razones que nos llevan a cambiar nuestros platos según la época del año, las cuales pueden estar relacionadas con la economía y con la calidad de los alimentos.

Importancia de cambiar nuestros platos según la época del año

Aunque cada vez es más frecuente consumir alimentos de todo tipo en cualquier época del año, debido a que provienen de diferentes partes del planeta y están disponibles en cualquier puesto de mercado o automercado, lo cierto es que es mejor consumir los alimentos propios de cada estación. En esto coinciden tanto los nutricionistas como nuestros bolsillos, donde se nota el peso del precio de los productos que queremos consumir fuera de estación, pues muchos son importados de otras regiones del mundo.

Frutas, hortalizas, verduras y legumbres son accesibles durante todo el año, bien porque los proveen otros países o porque están conservados para que sean consumidos en cualquier momento. Sin embargo, comer alimentos de temporada nos asegura el consumo de productos frescos, nutritivos para mantener una dieta sana y equilibrada; además de que por ser temporada de cosecha tienen mejores precios y las cantidades nos permiten escoger las mejores.

Ventajas de comer alimentos propios de cada época del año

  • Las frutas y verduras están en todo su esplendor; frescas y con sus propiedades intactas, pues no requieren de largos recorridos para llegar a nuestra mesa.
  • Todas las frutas, verduras, hortalizas y legumbres que están en el mercado fuera de temporada son sometidos a cambios de temperaturas y, por lo tanto, se exponen a la intemperie o a otros factores durante largos períodos.
  • Los sabores de los alimentos de temporada son más sabrosos, ya que se recogen en el tiempo adecuado y no maduran artificialmente.
  • Sus precios son asequibles y hasta podemos conseguir ofertas, ya que están en su tiempo y los mercados compiten entre sí, lo que nos da ventaja a los consumidores.
  • Todas las recetas que preparemos con alimentos de temporada son más vistosas, gustosas y sencillas de preparar, con el punto exacto de frescura, textura y sabor.
  • Una dieta conformada por alimentos de cada estación nos ayuda a mantenernos saludables, pues nos aporta los nutrientes necesarios y por lo tanto nos ayuda a prevenir enfermedades.

¿Por qué cambiamos nuestros platos según la época del año?

¿Qué alimentos consumir en cada estación?

Cada estación tiene su color y su atractivo, al igual que los alimentos que se cosechan, los cuales nos dan la alegría de disfrutarlos de manera fresca, lo que nos proporciona más satisfacción.

Otoño

La estación de las lluvias luego del intenso calor del verano nos da lo necesario para preparar unas ricas berenjenas a la parmesana, por ejemplo, pues es cuando las conseguimos en todo su esplendor. Una rica crema, o un colorido puré de calabaza, también puede alegrarnos la mesa y complementar cualquier proteína, pues va muy bien con pescados, cordero o una rica pechuga de pollo.

En otoño nos va muy bien una sopa de legumbres, bien rojas o blancas, con zanahoria, acelgas, puerros y espinacas, todas verduras propias de esta estación. Pastas con salsas hechas con estas verduras también son una opción que deleitará el paladar y no costará mucho dinero, pues serán abundantes en todos los mercados.

Las mejores fuentes de vitamina C también se dan en otoño, como mandarinas, naranjas y pomelos; justamente cuando más las necesitamos para prevenir los resfríos propios de esta época. Y para complementar, podemos preparar tartas de manzana, ensaladas con la palta, pastelitos rellenos de membrillo y poner a volar la imaginación con la combinación de todos ellos en una rica ensalada de frutas.

Invierno

Para el invierno existe la falsa creencia de que debemos comer más cantidad y más grasa, debido a que las bajas temperaturas demandan de nuestro cuerpo más calorías. Lo cierto es que nuestro metabolismo es el mismo y comer más y consumir alimentos altos en grasa solo nos hará aumentar de peso, así que lo mejor es mantener una dieta sana, balanceada y sin excesos.

Para el invierno lo mejor es consumir sopas hechas con coliflor, puerros, brócoli y espinacas propios de esta temporada. Endibias, alcachofas, calabazas, lechugas y escarolas también vendrían bien todos los días para acompañar nuestras carnes rojas o blancas. Y en cuanto a las frutas, a las que mencionamos para el otoño, que se mantienen en esta época, se debe sumar el kiwi, con su aporte elevado de vitamina C.

Primavera

Los alimentos que nos trae esta época nos ayudan a cambiar nuestros platos según la época del año, con las suculentas papas que están en su esplendor para prepararlas al horno con aceite de oliva, romero y sal; en puré o hervidas con un punto de mantequilla, ajo y perejil. El ajo también nos llega en esta época, ideal para preparar una tradicional sopa madrileña; también esencial para saltear atún, vegetales o untar en las tostadas de pan para un desayuno y comenzar el día con buen pie.

La llegada de la estación de los colores trae consigo toda una lista de frutas con su intenso color, como los frutos rojos: cerezas, frambuesas, fresas, con sus propiedades antioxidantes. Además de las bananas, sandías, melón y piña, ricas en potasio, hierro y vitamina C y que tienen su punto exacto de dulzura, color y maduración que nos hace sentirlas jugosas y exquisitas.

Verano

El calor casi paralizante del verano nos obliga a consumir más líquidos, especialmente agua, y a cambiar la alimentación porque necesitamos comidas más ligeras, y vegetales y frutas ricas en sodio para mantenernos hidratados. El pepino, tomate y calabacines se convierten en el ingrediente principal de los gazpachos propios de esta época.

Pero además pueden ser la base de platos como unas ricas calabacitas rellenas de carne picada, ensaladas con el pepino como protagonista; y las zanahorias, cebollas y tomates para combinar en platos principales o como acompañantes. De las frutas son los reyes el melón, la piña, sandía y peras; bien para postres y para comerlas a la sombra de un árbol disfrutando de la calidez del ambiente.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *