1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Cocinando futuro, una receta de futuro y 2 ingredientes de presente

Ingrediente 1: Alimentación sana: cultura compartida

La cocina se ha convertido en los últimos años en el espacio más importante de nuestros hogares, y en los últimos 2, de la televisión y de las editoriales.

A ello ha contribuido significativamente la mayor cantidad de tiempo que pasamos en ella, la relevancia estética que ha adquirido (mobiliario, equipamientos,…) e incluso y da manera importante, los programas de televisión dedicados a la práctica de cocinar.

No obstante, mientras la variedad y complejidad culinaria ha crecido de puertas hacia fuera, de puertas a dentro hemos simplificado enormemente el esfuerzo y creatividad dedicada a nuestros platos.

  • Sabemos copiar, pero no crear
  • El equilibrio nutritivo de nuestras dietas es dudoso y las tendencias nos marean
  • Somos prácticos. Las latas, los botes y los pedidos a domicilio nos ahorran mucho tiempo

Esto que hasta ahora es una simple observación, es además merecedora de una reflexión, ¿qué consecuencias tiene para nuestros hijos?.

Las alubias de mi madre, las albóndigas (aunque yo siempre dije almondiguillas), la carne guisada o la tortilla de patatas…. son recuerdos muy vivos en mi mente y que forman parte de mi cultura culinaria.

Siendo esa cultura el resultado de las experiencias vividas, ¿cuál es la referencia que tienen y tendrán mis hijos?, ¿qué valor darán a la alimentación y a su equilibrio?, ¿cuál será el plato que recuerden cuando se hagan mayores?…

 

Ingrediente 2: Aprendizaje y diversión: tiempo e inversión

En busca de un difícil equilibrio entre la diversión, la educación y la conciliación con la actividad laboral de los padres, buscamos cada año la respuesta en las diferentes actividades extraescolares.

Algunas de las actividades extraescolares las eligen los niños (interés del niño), otras son escogidas por los padres buscando proveer de oportunidades futuras a sus hijos (inversión), y otras simplemente encajan dentro de un horario que permite a los padres hacer un complicado encaje de bolillos (obligación).

Como si del famoso huevo se tratara,…

¿Qué puede resultar atractivo para los niños, importante desde un punto de vista de conocimiento y útil para el resto de su vida?

 

Y si cuando mezclamos los ingredientes….

  • ¿Y si los niños pudieran redescubrir la cocina de sus casas y compartir de manera diferente dicho espacio con sus padres?
  • ¿Y si cocinar se convirtiera en una actividad familiar dónde los niños pudieran enseñar a sus padres?
  • ¿Y si el uso de las diferentes herramientas y las normas de prevención tuvieran cada vez menos secretos para los niños?
  • ¿Y si esto fuera posible porque una vez a la semana en formato clase extraescolar se formaran, se divirtieran y practicaran en el entorno de una cocina como la de su casa?
  • ¿Y si pudiera resultar atractivo para diferentes edades y sexos?

 

Estas y otras cuestiones hemos querido resolver quienes hemos construido el proyecto de Kitchen Academy, formación infantil de cocina (de 6 a 16 años).

Hoy empezamos a cocinar a fuego lento un complemento importante del futuro de nuestros hijos.

Daniel, Javier, Ainhoa, Jon,…. ¡Esto va por vosotros!

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *