1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
coman más verdura

¿Cómo ayudar a que los niños coman más verdura?

Hacer que los niños coman verdura es un dolor de cabeza para muchas familias. Los peques suelen aborrecer los sabores amargos y ácidos de las verduras, y no es sencillo que adquieran el hábito de consumirlas a diario.

Es necesario ayudar a los niños a que coman más verdura, y una forma de hacerlo es venir a Kitchen Academy los días sin cole.

No es por capricho que las verduras deben incorporarse a la dieta infantil, son parte de una alimentación sana, imprescindible para el buen desarrollo infantil.

En los días sin cole, los niños pueden venir a las escuelas de Kitchen Academy y aprender sobre la importancia de comer más verdura. Lo mejor es que los niños aprenden elaborando el menú del día, cocinando los platos y luego comiéndolos, disfrutando sus propias creaciones.

En Kitchen Academy los niños conocen nuevas combinaciones de alimentos y recetas, se animan a probar las verduras y hacerlas parte de su alimentación.

Algunas formas de ayudar a los niños a comer más verduras

Para ayudar a que los niños coman más verdura lo ideal es que desde pequeños se les ofrezca la opción de consumirla. Es necesario mostrarles la variedad de verduras que existe, animarlos a que las prueben, enseñarles su valor nutritivo y lo ricas que pueden estar.

Mientras más temprano conozcan las verduras y las vayan probando, los niños irán definiendo su gusto por algunas y quizá hasta se aficionen a comerlas. El objetivo es que se familiaricen con nuevos sabores y texturas y crearles el hábito de comer verdura. De esta manera, los niños percibirán la ingesta de verduras como algo normal en la alimentación de casa. Será de mucha ayuda además si los padres dan el ejemplo y las comen a diario.

Enseñarles que la verdura es algo bueno y pueden estar muy ricas

Otra manera de ayudar a que los niños coman más verdura es involucrarlos en la compra y en la preparación de los alimentos. En Kitchen Academy, en los días sin cole, los niños tienen la posibilidad de iniciarse en el mundo de la cocina. Lo aprendido en nuestras escuelas pueden ponerlo en práctica junto a la familia. Compartir y aprender sobre las verduras mientras se hace la compra y cocinar recetas diferentes y divertidas, ayuda a que los niños las coman más.

Durante la compra, los niños pueden escoger las verduras que más les gusten o las necesarias para una receta que ellos mismos hayan escogido. Pueden participar en la preparación lavando las verduras, picándolas, y ayudando a aderezarlas y cocinarlas. Se sentirán orgullosos de su tarea y querrán comer el plato que ayudaron a elaborar.

Las verduras y sus beneficios

Al niño debes animarlo a que pruebe las verduras, y no rendirte en la primera oportunidad que las rechace. No vayas con la idea preconcebida de que no le gustará ninguna verdura que le ofrezcas. Sé perseverante, ofrécele diferentes recetas y tipos de verdura en repetidas ocasiones.

En lo posible, las verduras deben estar disponibles para cuando los niños tienen hambre. Es un buen momento para ofrecérselas. Zanahoria y apio picados, por ejemplo, pueden ser una buena opción para merendar si el niño está con apetito y tiene estas verduras al alcance.

Para saciar su apetito antes de ofrecerle otras opciones, intenta darles brócoli con alguna salsa hecha en casa. Otra posibilidad es invitar a los niños a comer rodajas de pepino y tomate con sal y aceite de oliva.

Cocinarlas de forma diferente

Cocinar las verduras de la misma forma todo el tiempo, aburre a los pequeños y no los estimula a consumirlas. La variedad en las recetas y presentaciones ayuda a que los niños coman más verdura. Puedes ayudarte con un recetario y ser creativo para idear presentaciones divertidas de los platos con verduras. Si involucras a los niños en el proceso, mucho mejor.

Presenta las verduras picadas en forma de flores, corazones o estrellas, haz figuras geométricas, caritas felices o figuras humanas.

Enfócate en no ser repetitivo, trata de probar nuevos menús cada semana. Prepara pizzas, pastas, arroces, brochetas y emparedados con verduras, sírvelas como ensaladas y, de vez en cuando, rebozadas. Cocina un vistoso ratatouille con berenjena, calabacín, pimientos rojo y verde y tomate.

Inventa unos canelones vegetarianos o unas berenjenas o calabacines rellenos de carne o arroz y verduras, y atrévete a cocinar una tortilla de verduras. Usa el horno para preparar unos bastoncitos de calabacines o unos tomates gratinados.

comer más verduras

Comer verdura sin darte cuenta 

Si el niño se muestra demasiado reacio a comer verduras, podemos intentar escondérselas. Para eso tienes como alternativas las cremas, los purés, los pasteles y las croquetas. Las verduras deben estar picadas finamente de manera que los niños se las coman sin darse cuenta.

Intenta con un guiso de lentejas al que le incorpores las verduras licuadas, o con unas tortitas de calabacín, zanahoria, brócoli y cebolla cortados finamente.

Puedes probar también preparando unos buñuelos de puerro, patata y zanahoria, o una lasaña de berenjenas, usando estas en sustitución de la pasta. Anímate a hacer un rollo de carne relleno con maíz, zanahorias y guisantes, o unas empanadillas de pescado, pimiento, calabacín y cebolla.

Otras opciones son los postres, como una tarta de zanahoria y nueces, una tarta de queso y espinaca o un pastel de calabaza.

Comer verdura sin amenazas ni chantajes

Uno de los errores más comunes que se cometen para hacer que los niños coman más verdura, es obligarlos. Comer debe ser un momento placentero, calmado y armónico, no una experiencia traumática.

Invita a los niños a probar preparaciones con verduras, sin amenazas ni chantajes.

Decirles que hasta que no ingieran la verdura no podrán pasar al siguiente plato o al postre, podría provocar que detesten la hora de comer. Es un efecto contrario al que quieres lograr, no es bueno para la salud de los niños ni para el ambiente familiar.

Otro consejo que debes seguir, es no llenar el plato de verduras, sirve los alimentos en un plato segmentado o en varios platos pequeños. De esta forma, el niño no siente que los estás atiborrando y estará más dispuesto a comerse todo.

Todos estos consejos te serán útiles para ayudar a que los niños coman más verdura y, con ellos, a crearles buenos hábitos alimenticios.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *