1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración todavía)
Cargando…
chucherias

Cómo prevenir la diabetes infantil

Hace años se pensaba que la diabetes era sólo cosa de adultos, pero hoy sabemos que la diabetes infantil está muy presente y lo grave es que su aparición es cada vez mayor. Los factores de riesgo pueden ser múltiples: ambientales, genéticos,… por ello es recomendable seguir una serie de pautas básicas con el fin de mantener a nuestros hijos sanos y lejos de la diabetes:

  • Hacer ejercicio frecuente. Parece algo lógico, pero con el “enganche” a las tecnologías de las últimas generaciones, nuestros niños se han vuelto más sedentarios que los de las generaciones anteriores, con la grave consecuencia de un aumento preocupante del número de niños con problemas de peso.
  • En la medida de lo posible hay que intentar dar el pecho a nuestros hijos, en vez del biberón, ya que la leche materna contiene multitud de beneficios para su salud, como por ejemplo la creación de defensas naturales en edades tempranas que ayudarán a evitar la diabetes infantil.
  • Aumentar su consumo de frutas y verduras, ya que suelen ser alimentos fundamentales para mantenerse sanos que quedan algo relegados en su alimentación diaria. En este artículo de Kitchen Academy te damos algunos trucos para que tu hijo se coma la verdura. En cualquier caso, nunca debemos poner a nuestro hijo a hacer dieta sin la supervisión de un nutricionista profesional, ya que podríamos cometer errores sin saberlo que afectaran a un correcto desarrollo del niño.
  • Reducir el consumo de grasas y azúcares procesados. Este punto es clave, por ello hay que prestarle especial atención. Intentemos sustituir la bollería industrial, las chuches, los fritos, etc. por alimentos ricos en vitaminas y minerales que aporten algo bueno al organismo. Siendo originales, conseguiremos que nuestros niños no vean los “alimentos sanos” en alimentos con poco sabor o aburridos. Si vives en Madrid, tenemos cursos de cocina para adultos que te podrían ayudar a mejorar en este aspecto, no te los pierdas.

 

 

  • Control médico. Sin llegar a convertirnos en padres hipocondriacos, sí debemos llevar un control sobre la salud de nuestros hijos y hacerles chequeos rutinarios en el pediatra cada cierto tiempo, sobre todo en casos en los que existen precedentes familiares con esta enfermedad.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad ¡Gracias de antemano por tus comentarios!

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *