Beneficios de la miel en la dieta infantil

Los beneficios de la miel en la dieta infantil son muchos, pero es un alimento contraindicado en algunos casos concretos:

  • Niños menores de 1 año: La miel puede contener esporas de la bacteria clostridium botulinum, por eso se aconseja que los bebés no la tomen ya que les puede provocar botulismo, aunque es inocua en adultos y niños más mayores.
  • Personas con diabetes: Los niños y los adultos diabéticos podrían tener problemas en sus índices glucémicos tras consumir miel, por ello es aconsejable que la eviten en la medida de lo posible.

Por lo demás, la miel natural es un alimento muy saludable y aconsejable para una dieta equilibrada. Éstos son algunos de los beneficios de la miel para los niños:

  • Mejora las funciones cerebrales y la salud de los huesos: Algunos estudios científicos aseguran que la miel ayuda a absorber y fijar el calcio, un mineral imprescindible para un buen funcionamiento cerebral que además también es clave en el buen desarrollo de los huesos, sobre todo en la edad de crecimiento.
  • Estimula nuestras defensas: La miel es un importante estimulante de nuestro sistema inmunológico, ya que tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas, por eso no sólo es buena para comerla sino también en tratamientos para la piel. No es de extrañar que sea tan utilizada para tratar casos de acné.
  • Solución contra el estreñimiento: La miel estimula la flora intestinal y actúa como un laxante suave natural.
  • Reduce el estrés y ayuda a dormir: ¡Cuántos niños se van a la cama después de tomar un vaso de leche con miel! ¿Verdad? No es de extrañar, ya que esta es una de las propiedades de la miel más conocidas. La melatonina que nuestro cuerpo produce tras consumir miel ayuda a regular el ritmo cardiaco y producir una placentera sensación de relajación.
  • Aliado contra el resfriado, la tos y el dolor de garganta: Sus antioxidantes y propiedades antibacterianas (que comentábamos antes), además de sus propiedades curativas ayudan a mejorar los síntomas del resfriado, de la tos y del dolor de garganta, entre otros.

La miel es un alimento con alto contenido nutricional que contiene minerales como son el calcio, cobre, hierro, magnesio, manganeso, zinc, fósforo y el potasio; también contiene ácidos orgánicos (sobre todo ácido acético y ácido cítrico); vitaminas B, C, D y E; y también antioxidantes (flavonoides y fenólicos).

¡Su consumo con moderación es altamente recomendable! Aquí te dejamos una receta con miel que estamos seguros de que te encantará: Delicias de Salmón con Miel

miel natural beneficios

Cómo prevenir la diabetes infantil

Hace años se pensaba que la diabetes era sólo cosa de adultos, pero hoy sabemos que la diabetes infantil está muy presente y lo grave es que su aparición es cada vez mayor. Los factores de riesgo pueden ser múltiples: ambientales, genéticos,… por ello es recomendable seguir una serie de pautas básicas con el fin de mantener a nuestros hijos sanos y lejos de la diabetes:

  • Hacer ejercicio frecuente. Parece algo lógico, pero con el “enganche” a las tecnologías de las últimas generaciones, nuestros niños se han vuelto más sedentarios que los de las generaciones anteriores, con la grave consecuencia de un aumento preocupante del número de niños con problemas de peso.
  • En la medida de lo posible hay que intentar dar el pecho a nuestros hijos, en vez del biberón, ya que la leche materna contiene multitud de beneficios para su salud, como por ejemplo la creación de defensas naturales en edades tempranas que ayudarán a evitar la diabetes infantil.
  • Aumentar su consumo de frutas y verduras, ya que suelen ser alimentos fundamentales para mantenerse sanos que quedan algo relegados en su alimentación diaria. En este artículo de Kitchen Academy te damos algunos trucos para que tu hijo se coma la verdura. En cualquier caso, nunca debemos poner a nuestro hijo a hacer dieta sin la supervisión de un nutricionista profesional, ya que podríamos cometer errores sin saberlo que afectaran a un correcto desarrollo del niño.
  • Reducir el consumo de grasas y azúcares procesados. Este punto es clave, por ello hay que prestarle especial atención. Intentemos sustituir la bollería industrial, las chuches, los fritos, etc. por alimentos ricos en vitaminas y minerales que aporten algo bueno al organismo. Siendo originales, conseguiremos que nuestros niños no vean los “alimentos sanos” en alimentos con poco sabor o aburridos. Si vives en Madrid, tenemos cursos de cocina para adultos que te podrían ayudar a mejorar en este aspecto, no te los pierdas.

 

chucherias

 

  • Control médico. Sin llegar a convertirnos en padres hipocondriacos, sí debemos llevar un control sobre la salud de nuestros hijos y hacerles chequeos rutinarios en el pediatra cada cierto tiempo, sobre todo en casos en los que existen precedentes familiares con esta enfermedad.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad ¡Gracias de antemano por tus comentarios!

Trucos para que tu hijo se coma la verdura

La batalla típica a la hora de comer: a tu hijo no le gustan las verduras y cuando se las encuentra en el plato, comienza a poner muecas, jugar con la comida, quejarse e incluso llorar. No desesperes, es algo muy frecuente que ocurre en casi todas las familias con niños pequeños (y no tan pequeños). Hoy vamos a ayudarte y darte sencillos trucos para que tu hijo se coma la verdura.

No le presiones y le obligues a la fuerza

Si el niño no se siente cómodo comiendo verduras, el hecho de presionarle, enfadarnos con él, gritarle, pelearnos, presionarle o amenazarle no hará que el niño acabe queriendo comer verduras ¡Al contrario! Muy probablemente acabe cogiendo aversión a ellas y las connotaciones negativas hacia las verduras aumentarán de forma exponencial para él. Podría incluso tenerle miedo al momento en el que intuya que va a tener que comer verduras y por lo tanto volver a pelearse y enfadarse contigo. Sabemos que es difícil, pero el proceso no es rápido y debemos hacerle saber al niño que le respetamos.

Lo primero, llénate de paciencia e intenta hacer del momento de comer verduras algo positivo, agradable e incluso divertido.

Trucos verdura niñosCocina divertida con verduras

Prueba a hacer recetas divertidas con verduras (puedes ver un ejemplo aquí), combinar colores (no un plato todo verde) e incluso crear dibujos con la comida. Te animamos también a cocinar con tu hijo y que así se sienta más cercano a todos esos alimentos y se sienta orgulloso del trabajo conseguido. Comienza por introducir las verduras que más le gusten (tomate, lechuga, berenjena, zanahoria…) y poco a poco ir descubriéndole sabores nuevos (acelgas, brócoli, espinacas, puerros…).

Para que él se sienta aún más involucrado, consigue un libro de recetas con verduras e invítale a que él elija qué receta cocinar (de entre las que tú le propongas, según tus preferencias de tiempo e ingredientes). Existen algunos libros de cocina para niños específicos para fomentar el consumo de frutas y verduras, si puedes opta por uno de éstos, ya que los “libros para niños” suelen ser bastante más divertidos y bonitos que “los libros de mayores”.

Eres su ejemplo a seguir

Los niños aprenden por imitación, por ello es tan importante ver que sus referencias adultas son los primeros que quieren comer verduras y disfrutan con ello. Así que evita decir cosas negativas sobre alguna verdura o fruta, aunque no te guste. Tú eres su modelo a seguir y confiará en aquello que le digas, aunque eso no significa que esté de acuerdo.

Pasar tiempo con nuestros hijos

No dejes de ofrecerle verduras

Aunque sepas perfectamente que te va a decir que no, no dejes de ofrecerle verduras “¿Te pongo un poquito más?” “¿Te apetece repetir?“. Muchos estudios han ratificado que una mayor exposición a un alimento, aumenta su aceptación de forma progresiva por parte del niño. De tanto verlo, acabará por conocerlo y por sentirlo menos ajeno y extraño.

Un truco muy bueno es conseguir que la transición desde que el niño lo prueba por primera vez hasta que lo acepta, sea menos traumática y más suave, es transformarlo en puré, presentarlo en trocitos pequeños, mezclarlo y esconderlo entre otros alimentos. Poco a poco, lo iremos mostrando hasta que finalmente el niño se convenza de que es algo bueno y está bueno.

Es importante que después de comerse el plato, le preguntemos si le ha gustado y de ser así, ya le contemos qué alimentos se ha comido, así se dará cuenta de que no hay nada malo en estas verduras que al principio tanto le disgustaban.

Pros y contras del chocolate

El chocolate… ese alimento tan deseado por muchos en todo el mundo, que frecuentemente se asocia a la gula y al sobrepeso, pero también al placer. En el artículo de hoy veremos los pros y contras del chocolate, para que seas tú mismo quien valore si mantenerlo o no en tu dieta.

Ventajas de comer chocolate

El chocolate tiene muchas bondades tanto anímicas como a nivel físico ¡Pero cuidado! No es bueno todo el chocolate; para sacar partido a estas ventajas debemos elegir un chocolate que contenga al menos un 50% de cacao. Olvida hoy mismo el chocolate blanco y el chocolate con leche, y elige el chocolate negro más puro, el que mayores beneficios nos otorga.

  • Lo primero a destacar es su gran poder antidepresivo, no es de extrañar que regalar bombones de chocolate sea un típico símbolo de cariño, aprecio y buenos deseos. Al segregar serotonina nos hace sentirnos calmados en situaciones tensas, pero además segrega endorfinas que actúan en nuestro cerebro liberándonos del estrés y subiendo nuestro ánimo.
  • Mejora la capacidad de concentración, más que el café y que el té negro.
  • Es un alimento que sacia nuestra hambre y reduce la ansiedad.
  • Es una fuente rica en almidón, grasas saludables, proteínas, vitamina A, ácido fólico, fibra y antioxidantes.
  • Ayuda a la circulación sanguínea.
  • En dosis moderadas ayuda a mejorar el síndrome de fatiga crónica.
  • Reduce la tensión arterial, por lo que puede considerarse un aliado de las personas hipertensas.
  • Ayuda a reducir el colesterol.
  • Es rico en magnesio y es una fuente de energía perfecta para deportistas.
  • Pero además es un alimento muy rico en polifenoles compuestos, que poseen propiedades antioxidantes, lo cuál ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro.
  • También contiene hierro, que evita la anemia y refuerza nuestro sistema inmunológico.

Desventajas de comer chocolate

Si en vez de optar por chocolate negro con alto porcentaje en cacao, optamos por chocolates más grasos, como los chocolates con leche y sobre todo el chocolate blanco, tendremos que despedirnos de la mayoría de las ventajas que hemos citado. Aún así, el chocolate negro también contiene algunas desventajas que mostramos a continuación.

  • La principal desventaja es su alto contenido en grasas y carbohidratos, que en cantidades abundantes o en una dieta poco equilibrada podrían contribuyen al sobrepeso. En niños este hecho es especialmente grave, por ello debemos acostumbrar a nuestros hijos a elegir el tipo de chocolate adecuado y también a moderar su consumo. No es aconsejable comer más de una onza al día, sobre todo en el caso de los niños.
  • Consumido en exceso puede producir migrañas.
  • Puede ser perjudicial en caso de diabetes.
  • En el caso de los chocolates con azúcares refinados, no sólo no reducen la tensión arterial sino que incluso podrían contribuir a aumentarla ¡Cuidado con qué tipo de chocolate escogemos!

 

La importancia del calcio en la alimentación infantil

El calcio es un nutriente imprescindible para las personas ya que juega un papel fundamental en el desarrollo de los huesos. Por ello se convierte en un elemento que no debe faltar en la dieta de los niños, ya que es en esta etapa cuando nuestros huesos crecen y se fortalecen. La importancia del calcio en la alimentación infantil es indudable y por ello, los padres somos los responsables de que a nuestros hijos nunca les falte en las cantidades necesarias.

Además, en el caso de las niñas y de las adolescentes, el calcio resulta clave en la prevención de la osteoporosis que suele aparecer en la menopausia.

Establecer unos mínimos en edad temprana asegurará que nuestros dientes y huesos se desarrollen correctamente y lleguemos a la edad adulta con salud.

¿Qué alimentos contienen un alto porcentaje de calcio?

  • Los lácteos. La leche, el queso, el yogur… y en general, todos aquellos alimentos creados a partir de la leche son ricos en Calcio, no es de extrañar que sea nuestro primer alimento al nacer. Con 2 vasos de leche al día aseguramos que nuestros niños tengan en su dieta la cantidad diaria recomendada de calcio, pero también de fósforo y vitaminas A, B y D, que necesitan para crecer fuertes y sanos. Lamentablemente, según recientes estudios sobre alimentación infantil, hasta un 30% de los menores de 3 años no consumen las cantidades necesarias de calcio al día, lo que aumenta enormemente el riesgo de desarrollar problemas de salud relacionados con los huesos.
  • El brócoli, la col rizada y el repollo chino.
  • El huevo.
  • Los pescados con espinas blandas comestibles: La sardina, el salmón, etc.
  • El lenguado y el besugo.
  • Las espinacas y en general la mayoría de verduras.
  • Las lentejas.
  • Los garbanzos.
  • La leche de soja y de arroz.
  • El tofu.
  • El zumo de naranja.

leche infantil

La Vitamina D y el calcio

Pero no debemos olvidar que para que nuestro organismo absorba correctamente el calcio de los alimentos necesitamos una cantidad de vitamina D adecuada. Nuestro cuerpo es capaz de producir vitamina D de forma natural cuando nos exponemos al Sol, pero también hay alimentos ricos en esta vitamina como son: Muchos pescados grasos (los arenques, el salmón, la caballa, la sardina, el atún…), el aceite de hígado de pescado, las ostras, el caviar, la soja, los huevos, los hongos y las setas, etc.

¿Cuanta cantidad de calcio deben consumir los niños?

Por edades, los niños deben consumir aproximadamente estas cantidades de calcio:

  • Los niños de 1 a 3 años necesitan unos 500 mg de calcio al día.
  • Los niños de 4 a 8 años necesitan unos 800 mg al día.
  • Los niños de 9 a 18 años necesitan unos 1,300 mg de calcio al día.

Esperamos haberte ayudado a conocer un poquito más la importancia del calcio en la alimentación infantil y te pongas manos a la obra para que no falte en la dieta de tus hijos. En nuestra escuela Kitchen Academy aportamos nuestro granito de arena y nos esforzamos para que nuestros alumnos aprendan todo esto y mucho más sobre nutrición ¡Síguenos en nuestras redes sociales!

La importancia de tomar un buen desayuno

Bajar de peso es una consigna de muchas personas que necesitan mejorar su aspecto o salud, sin olvidar la importancia de tomar un buen desayuno.

¿Por qué el desayuno es importante?

Energía, vitalidad, nutrición y fortaleza son las claves principales de la primera comida del día, razones fundamentales para no saltarse estos alimentos tan importantes.

Las bases de contar con una alimentación saludable residen en la ingesta de productos que se toman en el desayuno, principalmente porque reduce el posible riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes.

El primer error frecuente en personas que quieren reducir peso es evitar la primera alimentación del día, porque a medida que pasan las horas aumenta el apetito y se consumen productos o alimentos a media mañana.

Nutricionistas y expertos en la salud recomiendan desayunar a diario, porque el organismo necesita después de 8 o 10 horas sin comer por el ayuno nocturno, incorporar vitaminas y nutrientes indispensables para el buen funcionamiento de la salud general.

El cuerpo necesita comenzar el día con energía para desarrollar las actividades laborales, reactivándose el sistema orgánico después del descanso nocturno.

Nuevas investigaciones demuestran las alteraciones en el estado anímico, memoria, energía y aumento de peso por ausencia de la primera comida, después de varias horas sin ingerir alimentos.

Las personas que más bajan de peso según la National Weight Control Registry, son quienes han desayunado todos los días en el 85% de los casos estudiados.

¿Cómo debe ser el desayuno?

El desayuno es importante porque representa el 25% de las calorías, que se consumen durante todo el día. El objetivo es incluir los nutrientes principales, entre los productos fundamentales se encuentran:

  • Leche y yogur
  • Cereales
  • Pan
  • Frutas naturales
  • Café o té

Estos productos mantienen un excelente estado nutricional evitando desmayos, favoreciendo el rendimiento físico o mental, ayudando a controlar el peso en las dietas y mejorando el colesterol, también el tránsito intestinal.

Los estudios de The American Journal of Clinical Nutrition, han demostrado que los hombres que evitan el desayuno, tienen mayor riesgo de diabetes en el 21% de las personas analizadas.

Científicos de todas partes del mundo recomiendan una comida a primera hora del día, para mantener los niveles de azúcar y calorías.

Estos aspectos importantes son imprescindibles en los niños para conservar un buen rendimiento escolar, crecimiento gracias al calcio para los huesos y contenido energético necesario para jugar, aprendiendo a mantener hábitos alimenticios saludables.

Hidratos de carbono: Energía inmediata y limpia

En nuestros artículos anteriores hablamos de las proteínas, su función, cuando comerlas, en qué alimentos se encuentran. En este artículo y en el siguiente nos centraremos en los carbohidratos o hidratos de carbono.

 

¿POR QUÉ SON IMPORTANTES LOS HIDRATOS DE CARBONO?

La función principal de los carbohidratos es darle energía al cuerpo en forma de glucosa. Ésta es una energía mucho más limpia que la que se obtiene de las grasas o de las proteínas. La energía que sacamos de los carbohidratos no deja residuos ni toxinas.

A través de los hidratos de carbono recibimos la energía necesaria para realizar las diferentes actividades diarias, por lo que se es considerado el principal combustible del cuerpo.

Los carbohidratos son además necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cerebro. Las células nerviosas se alimentan de glucosa, pero en exceso o mal ingeridos pueden acabar por acumularse en el organismo en forma de grasa.

 

EFECTOS DE UN DESEQUILIBRIO EN EL CONSUMO DE PROTEÍNAS

Un consumo superior al necesario (depende de la energía consumida) de hidratos de carbono propicia la aparición y desarrollo de sobrepeso (y si es excesivo de patologías más graves como la diabetes). Si comemos en exceso pasta, pan, patatas, legumbres, arroz o azúcar, los hidratos de carbono que sobren, se transforman en grasa.

Aproximadamente el 30% de los gramos de hidrato no “quemados” se convierten en grasa acumulada dónde menos favorece.

Por otra parte, si la ingesta de carbohidratos es menor de la necesaria, nuestro cuerpo quemará parte de las proteínas en busca de glucosa. Eso tendrá repercusión en los músculos y los huesos, además de sensación de fatiga o molestos dolores de cabeza. El bajo consumo de fibra (un tipo de hidrato de carbono) también se relaciona con problemas de salud como el estreñimiento o las hemorroides, entre otros.

 

¿CUÁNTO Y CUÁNDO SERÍA ADECUADO TOMAR CARBOHIDRATOS?

Existen dos tipos de carbohidratos, los de absorción lenta y los de absorción rápida. La diferencia entre los dos es básicamente la velocidad con que nuestro cuerpo logra absorberlos de y la rapidez en subir los niveles de glucosa.

Una de nuestras recomendaciones es reducir la ingesta los carbohidratos de absorción rápida y que nos enfoquemos en consumir los de absorción lenta.

Entre los alimentos de absorción rápida encontramos la miel, el azúcar y los zumos de fruta. De absorción lenta destacamos los cereales integrales (el arroz integral, la pasta integral, el trigo y la cebada), las legumbres (especialmente las lentejas y los garbanzos) y los frutos rojos (las fresas, frambuesas y arándanos).

Una de las preguntas que nos hacemos con frecuencia es

¿ Qué cantidad de hidratos de carbono necesitamos consumir ?

De forma genéricaya sabemos que en una alimentación equilibrada los hidratos de carbono deben suponer un 50-60% de la energía total (calorías), las proteínas un 15-20% y las grasas un 25-30.O lo que es lo mismo, si consumimos 2.000 calorías al día, entre 1.000 y 1.200 deben provenir de los carbohidratos (entre 250 y 300 gramos).

En cuanto al mejor momento de consumirlos, sería ideal repartir el consumo anterior entre el desayuno y la comida, evitando de esa manera su ingesta en la cena. Asimismo,es recomendable en la misma comida no mezclar carbohidratos por su diferente nivel de absorción.

En el próximo consejo veremos que alimentos aportan hidratos a nuestra dieta, y como equilibrar su consumo diario.

No te lo pierdas.

sin proteinas no hay vida

Las proteínas en tu dieta

En el anterior “consejo de nutrición”, poníamos en valor la utilidad de las proteínas, y su aportación vital al organismo.

¿Y si detrás de una ingesta equilibrada, estuviera también la clave para ayudarnos a controlar nuestro peso?

 Estas son las 2 principales razones por las que las proteínas colaboran con nuestro organismo a controlar el peso:

  • Como ya dijimos, una de las utilidades de las proteínas tiene que ver con su función de “alimentar” los músculos. Teniendo en cuenta que el músculo es el tejido metabólicamente más activo que tiene el cuerpo (incluso en reposo), cuanto más músculo tengamos más grasa podremos quemar
  • Un consumo de alimentos ricos en proteínas, produce un mayor gasto energético para digerirlos. Es lo que conocemos como efecto térmico de los alimentos o termogénesis. De nuevo, más calorías quemaremos.

UN CONSUMO ADECUADO Y LOS ALIMENTOS QUE NOS AYUDAN

La referencia es 1 gramo de proteína diario por cada kg de nuestro peso. Esta cantidad aumenta a 1,5-1,8 gramos si nuestra vida lejos de ser sedentaria, incorpora una importante actividad física.

Los Alimentos:

Entre los alimentos a destacar por sus altos índices de proteína y equilibrio en materia de grasas, estarían los siguientes:

  • La clara de huevo. La proteína de mayor valor biológico. Alta concentración de proteínas
  • El lomo embuchado. Contiene 50 gr de proteínas por cada 100 gramos (y sólo 8 gramos de grasa)
  • La soja. Son casi 37 gramos de proteínas de alta calidad por cada 100 gramos
  • La leche desnatada en polvo. Carente de prácticamente toda la grasa, pero conservando todas sus proteínas (35 gramos por cada 100). La leche líquida tiene 10 veces menos
  • El bacalao.Un buen ejemplo de un alimento rico en proteínas y muy bajo en grasas
  • Jamón Serrano. Sus 30,5 gramos de proteínas por cada 100,le convierten en una importante fuente de proteínas para nuestro organismo y un buen aliado en cualquier dieta deportiva

 

Proporciones de proteína medias Destacan…
100 gr de carne / 20 gr de proteínas La carne no grasa como el pollo o el pavo
100 gr de pescado / 20 gr de proteínas El atún y las sardinas, incluso en conserva
100 gr de legumbre / 20 gr de proteínas Las lentejas y los guisantes
100 gr de arroz o pan / 8 gr de proteínas Integral

                                  

Un ejemplo de dieta equilibra respecto a las proteínas:

Para un peso de 80 kg y una actividad deportiva moderada, la ingesta diaria de proteínas debería de ser de aproximadamente 90 gramos.

¿Cómo incorporamos esas proteínas en las comidas diarias?

  • Desayuno: Una taza de leche (café, cacao.) + tostada con jamón serrano o pavo (1-2 lonchas)
  • Comida: 2 filetes de pollo o un filete de ternera (aprox. 100 gr)
  • Merienda: 2 lonchas de pavo o jamón cocido
  • Cena: Guisantes con jamón + yogur

Recordar, que esto supondría una ingesta equilibrada de proteínas.

Pero como sólo de proteínas no vive el hombre, deberemos sumar a este nutriente el resto. Síguenos y comprueba cómo.

Descarga el Artículo en PDF: Las proteínas en tu dieta

sin proteinas no hay vida

Sin proteinas, no hay vida

 ¿POR QUÉ SON IMPORTANTES LAS PROTEINAS?

Las proteínas son moléculas muy importantes para el cuerpo. Participan en el crecimiento y el mantenimiento de los tejidos del mismo, como los músculos, la piel, el pelo, las uñas, los órganos internos, e incluso la sangre. Son responsables de la formación de hormonas y anticuerpos, regulación del pH y de la coagulación de la sangre, contracción muscular…

Las proteínas tienen que ir renovándose continuamente, cambiando las viejas por otras nuevas, para que nuestro organismo pueda funcionar con normalidad. Nos ayudan a mantener un aspecto joven. Las proteínas no consumidas, el organismo las “saca” de los músculos para proteger órganos vitales como el cerebro o el corazón. Los músculos pierden su firmeza y los tejidos se tornan flácidos

Aminoacidos de las Proteinas

Las proteínas están formadas por aminoácidos. En total, existen 22 tipos de aminoácidos. De todos ellos, el organismo es capaz de generar 13 (aminoácidos no esenciales), mientras que los otros 9, se obtienen a partir de los alimentos ricos en proteínas (aminoácidos esenciales).

EFECTOS DE UN DESEQUILIBRIO EN EL CONSUMO DE PROTEÍNAS

La falta de proteínas en el cuerpo puede tener las siguientes consecuencias:

  • Baja resistencia a las infecciones
  • Bajos niveles de energía y sensación de cansancio
  • Debilitamiento en la piel, el cabello y las uñas
  • Lenta recuperación ante heridas…

El exceso de proteínas tampoco es bueno. Estas no se almacenan en el cuerpo como ocurre con el caso de las grasas. Eso obliga a órganos como los riñones a realizar un esfuerzo excesivo para eliminar los excesos. Un esfuerzo que también tiene sus consecuencias.

proteina del huevo

¿CUÁNTO Y CUÁNDO SERÍA ADECUADO?

Las necesidades de consumo de proteínas de las personas que practican deporte, es muy superior a las de aquellos que llevan una vida más sedentaria. Las personas con un estilo de vida sedentario necesitan diariamente 0,8-1 gr de proteína por cada kg de peso. Los deportistas en cambio, deberían consumir entre 1 y 1,4 gr por kg de peso para compensar consumo interno de proteínas durante y después del ejercicio.

El momento de la ingesta de las proteínas, puede ser más importante incluso que la cantidad. Antes recordábamos que las proteínas no se almacenan por lo que el consumo diario de las mismas debe ser repartido entre las distintas comidas del día. Y si se hace deporte, su ingesta después del ejercicio es aún más relevante.

El consumo de proteínas al finalizar el ejercicio, ayuda a reparar el daño muscular que se produce durante el entrenamiento. No olvidar complementarlo con los carbohidratos para recuperar también el glucógeno (lo veremos en próximos consejos).Un ejemplo podría ser el siguiente: 2 rebanadas de pan (30 g carbohidratos) + 2-3 lonchas de jamón cocido natural (7-10 g de proteínas).

En el próximo consejo veremos que alimentos aportan proteínas y como equilibrar su consumo diario. No te lo pierdas. Te esperamos en las Escuelas de cocina Kitchen

Descarga el artículo en PDF: Sin proteinas, no hay vida

Aprender a comer, eliminar las dietas de nuestras vidas

A la vuelta de Semana Santa o de cualquier periodo vacacional,renovamos nuestro propósito de “hacer una dieta que reduzca los kilos ganados por los excesos vacacionales”. Dietas que nos desesperan y que tras un resultado aprentemente positivo, el conocido como “efecto rebote” nos devuelve a la realidad. Además, cada dieta produce una merma en la capacidad del metabolismo de quemar calorias con la misma intensidad. Alimentación equilibrada, habitos saludables…. la única “dieta” con resultados positivos.

Gozar de una buena salud durante toda la vida, viene determinado en buena parte por nuestros hábitos, y entre ellos, especialmente los alimentarios.La ventaja de un hábito es su carácter automático. No requiere pensar, no exige un esfuerzo desmesurado, ni una motivación a prueba de bombas. Nada que ver con una vida de dietas, dónde el esfuerzo radica en convencernos de que cada una de ellas es la definitiva. Por fin!!!

Debido a lo anterior, y al aprendizaje vivido en nuestras propias carnes, estáen nuestras manos inculcar a los niños el valor de los hábitos saludables y la relevancia de una alimentación equilibrada desde pequeños. Ya sabemos que las conductas aprendidas en la infancia y la pre adolescencia,tienen muchas probabilidades de acompañarnos el resto de nuestra vida.

3 Principios a tener en cuenta

Principio 1:  El equilibrio no se alcanza mezclando excesos con carencias (todo y nada)

No se puede vivir permanente a dieta, ni tampoco generando teorías erróneas que nos hacen más sencillo no sentirnos culpables de los excesos: “El fin de semana me relajo en lo concerniente a hábitos saludables, porque entre semana me cuido bastante”. Comer por dos el fin de semana, y saltarnos comidas entre semana favorecido por el ajetreo de los días, no ayuda a mantener una alimentación equilibrada, y mucho menos a que nuestro organismo se convierta en nuestro mejor aliado. Comidas copiosas que exigen esfuerzos sobrehumanos a nuestro metabolismo, mezclado con jornadas dónde ingestas escasas le obligan a ralentizar más de lo habitual su proceso (falta de calorías que quemar). En definitiva, el metabolismo se vuelve loco y eso nunca es bueno.

Principio 2: Consumir calorías, quemar calorías. Un ejercicio de suma cero

“Dime cuantas calorías consumes y te diré cuántas tienes que quemar”

Pocas cosas parecen tan sencillas (en la teoría por supuesto). Salvo algunas excepciones (todos conocemos alguna), en las que algunos metabolismos demuestran una enorme capacidad para quemar calorías, evitando así que estas se conviertan en grasa innecesaria (un auténtico chollo en ocasiones y una enfermedad en otras), a la mayoría, una alimentación “normal” nos exigirá introducir en nuestras jornadas una actividad física capaz de colaborar en el proceso de suma cero. Las calorías consumidas, deben convertirse en calorías quemadas.

Principio 3: No existen los alimentos ni las dietas milagrosas

Estamos demasiado habituados a las dietas con apellidos (la del melocotón, la de la alcachofa, la Duncan…), y a confiar en su capacidad para obrar milagros. “Esta dieta seguro que funciona, la ha hecho un amigo y también mi prima, y están encantados” nos decimos.

Casi todas están dietas se basan en “restringir” temporalmente y de manera notable alguno o algunos alimentos.

La consecuencia más habitual, es una carencia temporal de alguno de los nutrientes relevantes para el buen funcionamiento de nuestro organismo, y un efecto rebote posterior cuando reincorporemos dichos alimentos a la dieta. No salen las cuentas!

La solución, como casi siempre, el equilibrio, la medida justa…

Conocer los alimentos y los nutrientes que estos aportan, nos ayudará a componer una dieta equilibrada. La moderación, un ten con ten entre calorías consumidas y calorías quemadas,y el consumo en el momento y proporción adecuada, harán el resto.

Recordar, los carbohidratos (simples y complejos), las proteínas, (los “albañiles de nuestro cuerpo”), las vitaminas, los minerales y las grasas “buenas” tienen seguro una función relevante en nuestro organismo.

Síguenos y te seguiremos contando.

Descarga el artículo en PDF: Aprender a comer, eliminar las dietas de nuestras vidas