1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración todavía)
Cargando…
Día Mundial de la Alimentación

Día Mundial de la Alimentación 2018

Ingerir alimentos es una actividad indispensable para los organismos vivos porque es a través de la comida que obtenemos los nutrientes y la energía que necesitamos para la vida. Por supuesto, la cantidad de alimentos que consumimos debe ser suficiente para cubrir las propias necesidades de acuerdo a nuestra edad y tamaño corporal, a fin de mantener una óptima calidad de vida y así aumentar también nuestra esperanza de vida. Es por eso que debe ser motivo de preocupación e interés constante para nosotros mantener una alimentación sana seleccionando alimentos adecuados, cocinándolos de la forma apropiada e ingiriéndolos de acuerdo a nuestras necesidades, sin excesos.

A nivel mundial, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) es el organismo especializado encargado de velar por la seguridad alimentaria y las políticas relacionadas, buscando particularmente elevar los niveles de nutrición y las condiciones alimentarias de la población rural y su productividad agrícola, asesorando a diferentes instancias gubernamentales para la expansión de la economía mundial. Es por eso que dedica un día al derecho que tiene todo ser humano a contar con una alimentación adecuada.

Día Mundial de la Alimentación 2018

Siguiendo el objetivo de “Un mundo #HambreCero para 2030 es posible” y bajo el lema “Nuestras acciones son nuestro futuro”, la FAO quiere invitar a todo el mundo a participar con actividades que ayuden a paliar el hambre.

Es por esto que el próximo día 16 se celebra el día mundial de la alimentación y en nuestra Escuela de Cocina nos unimos a la celebración. Al dedicar un día a un tema tan sensible y de interés general, la FAO resalta la importancia de la alimentación como uno de los derechos humanos fundamentales, por el cual se debe trabajar buscando reducir las diferencias existentes entre grupos humanos. A fin de concienciar a las personas y proponer acciones que permitan trabajar por el #HambreCero, la FAO hace de nuestro conocimiento los datos que maneja sobre la situación alimentaria a nivel mundial. Veamos.

Algunos datos que nos proporciona la FAO que debemos conocer

  • Actualmente, 821 millones de personas en el mundo padecen hambre, de las cuales el 60% son mujeres; esto ocurre a pesar de que en el mundo se producen suficientes alimentos para todos.
  • De las personas que viven en pobreza extrema a nivel mundial, el 70% vive en áreas rurales que dependen de la agricultura para subsistir.
  • La desnutrición infantil es un factor clave en la muerte de niños, siendo responsable del 45% de ellas.
  • El retraso del crecimiento es una de las consecuencias de la desnutrición y lo sufren 151 millones de niños; en contraste, el sobrepeso infantil, como otra forma de mala alimentación, también es un problema mundial.
  • En adultos, el sobrepeso alcanza a 1.900 millones de personas, de los cuales unos 672 millones sufren obesidad ¡y sigue en aumento!
  • Como consecuencia del sobrepeso y la obesidad, al año mueren 3,4 millones de personas, siendo en algunos países una causa de mortalidad más importante que los homicidios.
  • Y por supuesto, la malnutrición produce daños a la economía mundial con valores de pérdidas cercanos a los 3,5 billones de USD.
  • ¿Más datos alarmantes? Hasta un tercio de los alimentos producidos en el mundo se desperdicia o se pierde por diferentes razones, que por supuesto tiene su costo a nivel de vidas y a nivel económico.
  • Además, la sequía y su efecto sobre la agricultura producen hasta un 83% de las pérdidas económicas en los países en desarrollo.
  • Se estima que para el año 2050, a fin de satisfacer la demanda mundial, se necesitarán producir 50% más productos agrícolas, incluyendo piensos y biocombustibles.

Todavía hay mucho que podemos hacer

  • Concienciar a los niños sobre la importancia de una alimentación saludable permitirá formar adultos responsables, no solo con su propia salud nutricional, sino sobre el valor de luchar para reducir el desperdicio de alimentos y todas las pérdidas que la industria alimenticia representa. Crear esa conciencia en los niños y también en los adultos debe venir acompañada de acciones a favor de un estilo de vida más sostenible, menos agresiva con el ambiente.
  • ¿Algunas acciones sencillas por las que podemos comenzar? Cualquier comida que te sobre, congélala; seguro que tienes buenas ideas para su uso en otra receta.
  • Si vas a comer a un restaurante y no tienes mucha hambre, llévate a tu casa la comida que no quieras en ese momento; seguro que hasta puede sacarte de un apuro en algún momento. Todo es cuestión de ir creando el hábito.
  • También hay acciones más complejas que pueden ser adoptadas en los diferentes países como políticas agrícolas, desde nuevas investigaciones que desarrollen cultivos más productivos, pero siempre sostenibles, hasta la diversificación de los cultivos o nuevas formas de cultivo. Medidas en este sentido no solo beneficiarán directamente a las poblaciones rurales que dependen de ellas y que son las más vulnerables, sino que incidirán también directamente sobre la alimentación de las poblaciones urbanas que consumen esos alimentos.
  • Promover la educación alimentaria, mostrando que comer saludablemente no necesariamente implica recetas complicadas y laboriosas. Comer saludablemente puede transformarse también en un hábito y en una forma de vida. Por suerte existen muchos cocineros profesionales empeñados en valorar la comida saludable y que comparten sus recetas a través de blogs personales o programas televisivos. También nosotros mismos podemos ser multiplicadores de ideas sencillas sobre cómo cocinar platos saludables.

Y, por supuesto, cualquier mejora que queramos adoptar en nuestros hábitos alimentarios debe ir acompañada de un cambio en todos los aspectos de nuestro estilo de vida. Cuanto antes comencemos a hacernos responsables y a crear conciencia lograremos alcanzar el objetivo de que “Un mundo #HambreCero para 2030 es posible” y en este empeño todos tenemos un trabajo que podemos desempeñar. Conocimientos, recursos, ideas innovadoras; ningún aporte será pequeño cuando se tiene la voluntad de mejorar.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *