1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
La alimentación de los niños es fundamental para que se encuentren saludables

La alimentación de los niños es fundamental para que se encuentren saludables

La importancia de la buena alimentación de los niños está determinada por el hecho de que es durante la etapa infantil cuando se forman los hábitos alimenticios, que serán muy difíciles de cambiar después de superado este período. Los padres están siempre preocupados por la alimentación de los niños, y desde Kitchen Academy recordamos que formando hábitos ajustados, ordenados y acordes con su edad en la alimentación, así como un estilo de vida dinámico y saludable, fomentamos el desarrollo físico y mental adecuado.

Además, se debe tomar en cuenta la actividad física de los niños, evitándoles el sedentarismo y procurándoles una serie de actividades físicas que los despegue del televisor, tabletas y dispositivos electrónicos que los anclan al sofá o a la cama.

¿Por qué es importante la buena alimentación de los niños?

La buena alimentación de los niños es fundamental debido a que durante esta etapa es cuando se experimentan más cambios a nivel físico e intelectual, y los alimentos promueven un sano desarrollo que los ayudará en sus respuestas cognitivas, en el aprendizaje y en su desempeño integral.

Otro elemento relacionado con la buena alimentación es la prevención de enfermedades a corto, mediano y largo plazo, pues está comprobado que la aparición de algunas enfermedades durante la etapa de adulto ha sido consecuencia de una mala alimentación durante la infancia. La alimentación de los niños es fundamental para evitar, en el corto plazo, algunas enfermedades como:

Sobrealimentación

La sobrealimentación de proteínas, por ejemplo, uno de los errores más comunes observados en los niños de 0 a 10 años de edad, es la causada por el exceso de consumo de leche de vaca, carnes rojas y huevos, lo que conduce al sobrepeso y obesidad, incluso en la etapa infantil y adolescente.

Anemia

La baja producción de glóbulos rojos del organismo conduce a la anemia, derivada del bajo consumo de hierro, lo que producirá sueño excesivo, irritabilidad, dolores de cabeza, cansancio, desánimo y hasta desmayos. El consumo de alimentos ricos en hierro ayudará a que aumente la producción de glóbulos rojos; la alimentación de los niños debe incluir carnes rojas, frutos rojos, espinacas, legumbres (lentejas, garbanzos, frijoles rojos), brócoli, pavo, semillas de calabaza, entre otros.

Gastritis

La mala alimentación de los niños también puede conducir a la aparición de la gastritis, inflamación de la mucosa gástrica que les produce falta de apetito, dolores abdominales, náuseas y vómitos. Por lo general, el desarrollo de la gastritis se debe al excesivo consumo de comidas condimentadas, comida rápida con abundancia de salsas, sal y otros ingredientes que mejoran el sabor pero alteran sus niveles nutricionales; además de la ingesta de comidas a deshoras.

Diabetes

El sobrepeso y la obesidad son desencadenantes de la diabetes tipo 2; la más común entre adultos que viven con sobrepeso y una de las enfermedades en mayor aumento entre los niños y adolescentes, que, además, está relacionada con el sedentarismo. En una persona con sobrepeso u obesa, el páncreas no funciona correctamente y no produce la insulina suficiente necesaria para procesar los niveles de azúcar que consume, el organismo funciona mal y se requiere de un tratamiento especial.

Los niños y adolescentes que padecen de diabetes tienen trastornos del sueño, sed excesiva, cansancio, mareos; y si no son atendidos por un especialista que incorpore buenos hábitos de alimentación, ejercicio y un estilo de vida saludable, padecerá esta enfermedad que afectará su calidad de vida.

Caries y otras enfermedades bucales

La ingesta excesiva de azúcar proveniente de alimentos altos en harinas procesadas, postres, bollerías, comida chatarra, etc., así como el consumo de gaseosas y demás bebidas envasadas conducen a la aparición de caries y manchas dentales.

Así mismo, la aparición de la temida estomatitis, cuyas úlceras se expanden por toda la lengua y parte interna de las mejillas, produce dolores y lleva tiempo en sanar. La estomatitis también está asociada a una mala alimentación y a alergias a componentes de algunos productos procesados.

Hipertensión

La presión arterial suele alterarse en los niños que tienen sobrepeso, debido a la alimentación con exceso de sal, a la falta de ejercicios y, en general, al consumo de productos procesados y bajo consumo de verduras, legumbres y frutas. Los niños hipertensos presentan problemas visuales, dificultad para respirar, mareos, cefaleas, fatiga, apatía e irritabilidad.

¿Es verdad que nuestros hijos deben comer de todo?

Algunos consejos para mejorar la alimentación de los niños

  • Hay que considerar que el hecho de que un niño tenga un peso adecuado con su edad y estatura, no es indicativo determinante de que tiene una buena alimentación, pues puede estar dejando de consumir cualquiera de los grupos nutricionales.
  • La alimentación de los niños de todas las edades, después de superada su etapa de lactancia y de inicio del consumo de sólidos, debe incluir cereales, vegetales, frutas, carbohidratos, proteínas, legumbres y verduras, que contienen los nutrientes esenciales para su crecimiento.
  • Los padres deben velar por disminuir o anular de la alimentación de los niños el consumo de productos industrializados, el exceso de azúcar, de sal, de bollería, postres, helados, y, en general de la ingesta exagerada de calorías vacías que solo los satisface en el momento y los hace subir de peso.
  • Los niños imitan a sus padres, repiten lo que ven, y si los padres comen de forma saludable, los niños lo harán porque ese es su referente.
  • A la hora de una merienda o tentempié, lo mejor es optar por algo saludable, que incluya frutas, verduras o yogures, jugos y jaleas naturales, galletas hechas con ingredientes nutritivos que contengan poco azúcar.
  • No saltarse las comidas ni cambiar las comidas hechas en casa por las ofertas de comida rápida y el delivery que ofrece comodidad pero resta aportes nutricionales, especialmente a los niños.
  • Dedicar tiempo al desayuno es fundamental, pues sigue siendo la comida más importante del día, y procurar que todos coman sentados y concentrados en los alimentos.
  • Escoger alimentos saludables y hacerlos atractivos para los niños, así los consumirán con mejor disposición.
  • Incluir en la mochila meriendas nutritivas y deliciosas; frutas, vegetales, panes hechos en casa, galletas, bizcochos de calabaza, batata, calabacines, combinados con cacao amargo, azúcar integral y semillas son opciones atractivas y saludables para la alimentación de los niños.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *