1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Como la cocina puede ayudar a los estudiantes de primaria

La cocina es una excelente manera de reforzar el aprendizaje de los niños, enseñándoles de una forma divertida que ademas les permite poner en práctica y reforzar los diferentes conocimientos que adquieren durante el año escolar, es por eso que Kitchen Academy, en alianza con diferentes instituciones educativas, han puesto en marcha las visitas para colegios, un programa destinado a influir de manera activa a cambiar el modelo asociado a la alimentación infantil.

Se debe tener en cuenta que los niños aprenden de mejor manera cuando se relacionan directamente con su entorno, y la cocina es capaz de enseñarles diferentes habilidades que les van a permitir enfrentar la vida.  Las madres y padres a diario preparan los diferentes alimentos para sus hijos en una clara señal de amor y compromiso. Entonces, ¿por qué no involucrar un poco más a los niños en el fascinante mundo de la gastronomía? De esta forma pueden aprender a relacionarse de una manera diferente con sus padres y maestro y además entender la importancia que tiene la correcta alimentación para la vida de los seres humanos.

Las visitas pueden realizarse a la escuela de cocina en las rozas o también a la escuela de cocina en Alcobendas. Es una excursión de algo más de dos horas en donde desarrollarán conceptos básicos de nutrición, en un entorno totalmente seguro y amigable.

Cocinar aprendiendo matemáticas

Como la cocina puede ayudar a los estudiantes de primariaPor otra parte, las visitas para colegios no solo se tratan de clases de cocina, sino que a través de la vinculación directa con los docentes, se puede lograr reforzar conocimientos específicos en los alumnos. Para esto, Kitchen Academy se encarga de adaptar la actividad, de esta forma se logra desarrollar un programa para que los niños puedan entender de manera sencilla temas de matemáticas como calcular la mitad o la tercera parte; comprender el significado de una fracción, reconocer la diferencia entre kilogramo (kg) y gramo (gr), y mucha más información importante.

De hecho, el aprendizaje de las unidades de medida es mucho más sencillo de lo que parece durante una clase de cocina. Para ello se trabaja con las estimaciones, intentando que logren diferenciar si un objeto es más o menos pesado que otro, y que lo clasifiquen por color y forma. De esta manera y sin siquiera darse cuenta, estarán aprendiendo las figuras geométricas y entendiendo el concepto de conjunto. Todo de una manera lúdica, sencilla, interactiva y con un delicioso resultado final.

Para esto, el programa se mantiene en contacto directo con el docente de forma que las recetas y las dinámicas que se van a realizar durante las visitas para colegios, estén perfectamente adaptadas a los conocimientos que se quieren impartir o reforzar.

Cocinar y la historia

¡Y no solo se trata de matemáticas!  Por medio de la cocina se puede acceder a otros conocimientos igual de importantes, tal es el caso de la historia ya que los niños pueden aprender un poco mas sobre el pasado y la situación que incluso pudo haber propiciado la creación de un platillo. De esta forma también pueden conocer países y sus capitales, saber un poco acerca de la historia de cada ingrediente, de donde proviene y como se cultiva hasta llegar a la mesa y muchas otras lecciones. Las visitas para colegios pueden ser planificadas de diferentes maneras, adaptadas a las necesidades particulares del grupo.

La cocina también puede ayudar a los estudiantes de primaria a entender de ciencias al comprender mejor el funcionamiento de los sentidos del cuerpo humano, el aparato digestivo; entender el proceso de nutrición y como afectan los diferentes alimentos a nuestro cuerpo, observar en vivo y en directo los estados solido, líquido y gaseoso.

Cocinar y el lenguaje

Para los niños es mucho más sencillo aprender de manera práctica e interactiva, observando elementos concretos. Vinculando la cocina que es una actividad participativa y divertida, con algunas explicaciones y conocimientos teóricos, es posible lograr un mejor aprendizaje en diferentes temas, esto incluye aprender una segunda lengua o reforzar parte del idioma nativo.

En las prácticas de cocina se puede aprender de una forma eficiente, el significado de muchas palabras en idioma extranjero, favoreciendo el proceso de memorización de nuevas palabras, en un entorno divertido y en una actividad que sea de su interés.

Igualmente, es posible reforzar la lectura y la interpretación cuando se necesita leer una receta, organizar los ingredientes que se necesitan y seguir las instrucciones de forma correcta.  El lenguaje interviene en todos estos aspectos, lo cual favorece el análisis y comprensión de textos, ayuda a conocer la forma correcta de escribir las palabras, los nombres de las frutas y verduras involucradas en el platillo, e incluso la forma de expresar las unidades de peso y medida, lectura e interpretación de símbolos y reconocimiento de nuevas palabras.

La cocina permite el desarrollo de habilidades

Durante las clases de cocina, los niños desarrollan habilidades matemáticas ya que comprenden el manejo de proporciones, tiempos y unidades de medida, también se desarrollan habilidades científicas como la combinación de alimentos, conservación, cocción, importancia de la nutrición para la salud del cuerpo humano, etc.

Sus habilidades manuales también se ven reforzadas ya que se aprenden procesos como amasar, recortar, mezclar, espolvorear, untar y todo esto desarrolla sus habilidades motrices.

Actividades para aprender y disfrutar

La cocina es un maravilloso espacio para aprender jugando. El objetivo fundamental de las visitas para colegios, es crear un cambio en los hábitos alimenticios de los niños, e incluso de los padres, de una manera creativa e interactiva. Que se vinculen y se integren junto a sus compañeros de clase y vivan una experiencia enriquecedora. Los padres y los docentes deben tener siempre presente que, todo aquello que los niños aprendan jugando va a permanecer en su memoria por mucho más tiempo, por lo cual la cocina puede ser una herramienta fabulosa para fijar conocimientos que le acompañen por el resto de sus vidas.

Las frutas, las verduras y hasta los mismos utensilios de cocina pueden convertirse en aliados importantes a la hora de aprender muchas cosas y de una forma divertida. Se trata de actividades destinadas a aprender y disfrutar, que son diseñadas para que los pequeños desarrollen conductas nutricionales adecuadas a la vez que aprendan y entiendan conocimientos académicos sin siquiera darse cuenta.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *