1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Dietas

Las dietas, ¿realmente sirven de algo?

¿Son las dietas el secreto para perder peso? Pues, sí y no. Todo depende de cómo las hagas y cómo las complementes; la alimentación es la clave de una vida saludable, por ello lo más recomendable es tener buenos hábitos alimenticios, saber qué ingerir según las horas y sobre todo no cometer excesos, totalmente perjudiciales para la salud a largo plazo.

En primer lugar es vital que conozcas los alimentos que ingieres, lo que representan para tu organismo y cómo deben ser preparados; nuestra Escuela de Cocina procura la enseñanza no solo culinaria, sino también nutritiva de cada uno de los alimentos.

La aplicación de una dieta, cualquiera que sea, debe ser recomendada y supervisada por un nutricionista; podría resultar incluso más perjudicial la falta de un alimento y nutriente en nuestra comida, que el mismo hecho de no hacer dieta o ejercicio. Las dietas son básicamente regímenes de alimentación que procuran la ingesta de alimentos de manera estricta, en algunos casos procuran la reducción de peso a través de la disminución de las porciones, definitivamente esta clase de dietas culminan por fracasar, ya que generalmente el dietista se siente frustrado y con hambre a toda hora.

Otro elemento que produce fracaso en las dietas, sucede cuando las comidas tienden a ser repetitivas. Por ello es recomendable encontrar recetas saludables, que mezclen buenas prácticas alimenticias, con buena sazón y preparaciones que no representen una amenaza para la dietas que intentas hacer.

Otro punto que no debemos olvidar durante la dieta es que sola, es realmente inútil, hacer dieta debe estar combinado con planes diarios de ejercicio, o al menos con cierta regularidad, para ver cambios corporales; además debemos incrementar el consumo de agua; son dos puntos esenciales para estar saludables.

Comer de todo

Una dieta no es régimen estricto que mantiene maniatado a quien ose practicarle, todo lo contrario, una dieta es la implementación de hábitos alimenticios ideales para la estabilidad de la salud. Existe la errónea creencia de que una dieta se trata de reducir las porciones e incluso eliminar algunos alimentos. Definitivamente una dieta que elimine proteínas, carbohidratos o azúcares no llegará a un feliz término; porque está coartando al dietista de una parte importante de los alimentos para la nutrición.

María Echeverry, es administradora, tiene 34 años y recuerda que desde muy pequeña ha sufrido sobrepeso, ella reconoce que ha intentado hacer muchas dietas para perder kilos, sobre todo por su salud y que hasta el momento ninguna le ha ayudado a bajar de peso; por eso asistió a un nutricionista, quien le entregó la clave para la pérdida de tejido graso en su organismo.

“Hacer ejercicio; luego de una serie de exámenes, el doctor encontró que todo andaba muy bien con mi salud. Aunque me recomendó perder peso para que más adelante mi obesidad no se convierta en un problema. Pero aparte de recomendarme una alimentación balanceada, donde me explicó lo que debo comer según las características y las horas del día, también me explicó que hacer ejercicio es la clave para rebajar algunas tallas”, explica con mucho interés, pues señala con orgullo que de 115 kilos que pesaba hace algunos meses, ha logrado rebajar a tan solo 90 kilos.

Testimonios como este existen por doquier, lo importante es que cada uno reconoce que para perder peso no han tenido que autotorturarse eliminando alimentos que realmente les agrada comer y que en definitiva no es necesario olvidarlos, sino más bien recordar a qué hora y cómo deben ser ingeridos.

Otro detalle con el que hay que tener mucho cuidado es que con cada dieta, nuestro metabolismo puede estar variando; subir de peso y bajar en muy poco tiempo puede traer consecuencias irreparables para nuestro organismo. Definitivamente someterse a reiteradas no debe ser una elección. A este fenómeno se le conoce como yo-yo y fue acuñado por Kelly Brownell, profesor de la Universidad de Yale; consiste en la pérdida de peso muy rápido, pero el dietista vuelve a aumentar lo que perdió en muy poco tiempo e incluso redobla los kilos.

No pasar hambre

Esto será un poco grotesco, pero es importante saber que si comemos poco, seguro estaremos perdiendo peso. Sucederá que tu organismo comenzará a metabolizar los músculos para complementar las comidas que hemos estado haciendo a medias. En resumidas cuentas nuestro organismo estará comiéndonos a nosotros mismos. Así que nunca tengas en cuenta disminuir las porciones para “perder peso”; estarás atentando en tu contra y pasarás hambre.

Otra consecuencia directa es la acumulación de grasas y calorías. Como el organismo comienza a internalizar que las comidas serán más esporádicas e incluso en menor cantidad, inicia un proceso de reserva extra de estos nutrientes, los acumula y los guarda para ser “utilizados” en el momento adecuado. Es ahí donde comienza un proceso inverso al deseado, es decir, la puerta hacia un problema de obesidad. En resumidas cuentas, el cuerpo quema menos calorías que se convierten en tejido adiposo.

La falta de alimentos puede generar en nuestro organismo el descenso de serotonina, el neurotransmisor que se encarga de generar la sensación en nuestro organismo de calma y satisfacción. Es común que cuando esta descienda, nos sintamos agitados y de mal humor, que en definitiva es perjudicial para nuestro entorno social. Seguro no querremos que nos vean en nuestro trabajo como un flaco o flaca amargada.

Es posible que si este neurotransmisor disminuye, busquemos refugio en la comida chatarra, es decir en la alimentación, cortando de tajo la dieta. Esto con el fin de elevar los niveles perdidos. Por eso es fundamental cuidar que nuestra dieta sea estable en cuanto a carbohidratos, para mantener los niveles de serotonina con estabilidad.

Si los dos procesos anteriores se cumplen, habremos fallado de manera rotunda; generando así el deseo contrario: Más kilos para nuestro cuerpo.

En definitiva no se trata de regímenes estrictos para bajar de peso, se trata del consumo adecuado de alimentos, con actividades físicas y mucha agua, lo que harán que una dieta sea realmente efectiva para nuestro organismo.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *