1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Los más pequeños deben aprender a cocinar

Los más pequeños deben aprender a cocinar

Las redes sociales, los programas de televisión, concursos nacionales e internacionales, todo apunta a que toda la familia debe formar parte de la cocina y que también los más pequeños deben aprender a cocinar. Más que una tendencia, acercarse a la cocina, conocer sus secretos y cultivarse cada día más es parte de la formación incluso de los niños, sobre todo porque se despierta en ellos el interés por comer bien, de forma variada y saludable.

Una de las ocasiones que bien pudiera tener un momento especial en este arte es el cumpleaños de cocina infantiles, que sería la oportunidad de vivir un momento de diversión mientras se aprende sobre la magia y los secretos de la gastronomía.

¿Por qué los más pequeños deben aprender a cocinar?

Son muchas las escuelas de gastronomía que diseñan programas especiales para incluir a los niños, pues en la edad infantil la curiosidad, el interés por lo nuevo y la creatividad son factores que deben ser aprovechados para proporcionarles una enseñanza integral y útil para el resto de su vida. En esta etapa, los niños descubrirán lo rico que es comer los alimentos que más les gusta y lo divertido de aprender a combinar, mezclar, amasar, picar y todas las técnicas que se aplican para hacer las preparaciones más creativas y sabrosas.

Otra de las razones por las que los más pequeños deben aprender a cocinar  es que se familiarizarán con los utensilios, las hornillas, los enseres y aprenderán a darles el uso adecuado y a tener más respeto por el fuego, los filos, las ralladuras y todo lo que encierra el mundo culinario.

En familia o con los amiguitos

El tiempo en el que los niños estaban excluidos de la cocina por temor a un accidente quedó en el pasado; hoy en día nos atrevemos a incluirlos y a que formen parte de todo el proceso creativo que significa un plato; bien una entrada, plato fuerte, postre o merienda.

Y qué mejor manera de aprender que teniendo a los amiguitos como compañeros para celebrar un cumpleaños único en un taller de cocina; o estar con papá y mamá aprendiendo junto a ellos y degustando el resultado final de una jornada tan instructiva y enriquecedora como sabrosa.

Los programas propuestos por Kitchen Academy incluyen desde los datos más básicos, charlas sobre cuidados en la cocina, tips sobre combinaciones y secretos para lucirse en cualquier preparación.
Los más pequeños deben aprender a cocinar

Ventajas de que los niños aprendan a cocinar

Precisamente, una de las ventajas que encontramos en esto de que los más pequeños deben aprender a cocinar es que reconozcan y apliquen los conocimientos de cuáles son los alimentos más adecuados para cada ocasión, qué incluye cada menú y cómo hacer combinaciones que además de satisfacer el apetito provoquen admiración en los comensales.

Además, los niños encontrarán en un taller de cocina diseñado especialmente para ellos:

  • Una motivación que avivará su creatividad y orientación por el buen gusto.
  • Al combinar arte y ciencia, aprenden además sobre ciencia y estética, aplicando las mejores técnicas para ser eficientes, potenciar sabores y sacar más provecho a los ingredientes.
  • Mejoran su motricidad fina y coordinación manual, lo cual se verá en la precisión que van alcanzando progresivamente en las actividades donde se requiere el trabajo simultáneo de manos, ojos, dedos, brazos, etc.
  • Desarrollo del bueno gusto por la buena cocina; combinación de sabores, formas de presentar los platos, sentido común en cuanto a cantidades y la curiosidad por probar nuevos sabores y alimentos desconocidos para ellos.
  • Aprender sobre olores, texturas y sabores, así como a apreciar el valor nutricional de cada ingrediente.
  • También adquieren el conocimiento necesario para interpretar las etiquetas de los productos del mercado, su contenido, los ingredientes y qué tan buenos o perjudiciales son para el organismo. Algo a lo que casi nadie le presta atención y que se convierte en una razón más por la que los más pequeños deben aprender a cocinar.
  • Aumenta y fortalece su autoestima, motivados por el nuevo conocimiento y el aprendizaje que luego aplicará en su entorno familiar; pues aprender haciendo es una de las formas más efectivas para observar el avance y seguir mejorando en todo lo que incluye la cocina.
  • Además, al ser tomados en cuenta en las decisiones sobre diseño del menú, la compra de ingredientes y la forma de prepararlos les da la ocasión de participar en una de las actividades más importantes de la casa.
  • Aprenden a trabajar en equipo y a desarrollar mejor sus destrezas comunicacionales y de organización. Las habilidades sociales son un plus en la actualidad, época caracterizada por el crecimiento y fortalecimiento del individualismo.
  • La cocina para los niños resulta ser también una ventana hacia otras culturas, pues aprenden sobre orígenes de ingredientes, costumbres de cómo preparan los alimentos en otros países, nuevos productos, cómo llegaron al país y qué platos típicos identifican a cada nación.
  • Aprenden a tomar decisiones, lo que los va preparando para ser líderes, para asumir responsabilidades y enfrentar el producto de sus decisiones.
  • Otra de las razones por la que los más pequeños deben aprender a cocinar es por la relación estrecha que existe entre cocina y ciencias, como las matemáticas, la física, química; en momentos de calcular cantidades, pesar ingredientes, provocar reacciones entre aderezos, aliños, cocciones, cambios de sabores, colores y texturas, entre otros.
  • Y por último, pero de gran importancia, aprenderán sobre los hábitos saludables de la alimentación, lo que les estará dando para el futuro una vida alejada de enfermedades.
  • Los niños que se involucran en la cocina conocen las propiedades de los alimentos, las mejores técnicas para cocinarlos y aprovechar adecuadamente sus bondades; las combinaciones más apropiadas para obtener de ellos lo que beneficia al organismo y la regularidad con la que se deben comer.

Esto no se logra con unas cuantas charlas, sino que se aprende mejor estando en contacto directo con los alimentos, lo que seguramente los inducirá a llevar una vida más sana en cuanto a la alimentación y a ser más responsable de lo que consumen.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *