1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
primeros pasos en la cocina

¿Cómo son los primeros pasos que dan nuestros peques en la cocina?

Aprovecha el deseo de los peques por aprender y ayudar para que den sus primeros pasos en la cocina; enseñarles a través de recetas sencillas puede despertar su curiosidad y potenciar su autonomía, destrezas e imaginación.

En nuestra escuela de cocina infantil, hemos desarrollado un proyecto educativo divertido y completo para ayudarte con esta labor. Sin embargo, tú también puedes reforzar los aprendizajes al dejarlos ayudarte en la cocina, sobre todo en ocasiones especiales. Estos primeros pasos en la cocina pueden marcar en ellos el interés, no solo en aprender técnicas de cocina y recetas, sino principios y valores para muchas otros aspectos de su vida.

Sus primeros pasos en la cocina

Comienza por cosas sencillas

En realidad, no hay una edad indicada para que tus hijos comiencen a dar sus primeros pasos en la cocina. Desde pequeñines, cuando comiencen a apreciar texturas, permíteles tocar y jugar con algunos ingredientes; que sientan la suavidad de la harina, la cremosidad de la mantequilla o la elasticidad de una masa. Permíteles que sean tus ayudantes, acercándote algunos ingredientes de la receta.

Además, cuando ya comiencen a tener mayor percepción de las cosas, permíteles probar los alimentos crudos para que se den cuenta de los cambios que sufren cuando se cocinan. Que conozcan los diferentes sabores: ácido, dulce, amargo, salado e, incluso, picante, y los contrastes entre ellos. Pero recuerda hacerlo siempre con moderación; que vayan aprendiendo también las ventajas y, sobre todo, los perjuicios que pueden provocarles cualquiera de ellos en exceso.

Sus habilidades con las manos

Sabemos que el trabajo en la cocina requiere destreza y cuidado para el manejo de los utensilios. Como parte de sus primeros pasos en la cocina, es importante que les enseñes cómo manipular un cuchillo o los cuidados para encender la cocina.

Por supuesto, al principio no deberán hacer tareas con cierto riesgo para ellos, como puede ser pelar o cortar, pero pueden probar con otras cosas. Cascar un huevo y batirlo, aplastar una fruta con un tenedor o cernir la harina para una torta serán actividades divertidas con las cuales iniciar sus experiencias culinarias.

En la medida en que sean más grandes, pueden pasar a realizar actividades más complejas. Les será fácil medir cantidades y utilizar nuevos implementos, como un mortero, un exprimidor o un abrelatas. También tendrán la capacidad de estirar una masa con el rodillo, hacer galletas utilizando un molde y darle vuelta a unas tortitas en una sartén.

Para permitirles el uso de cuchillos, debes hacerlo con productos que sean suaves, como una fruta, y dejar para los más grandecitos la experiencia con ingredientes más duros y difíciles.

Aprendiendo a seguir instrucciones

Buscar y leer con tus peques una receta es una ocasión inigualable para que les expliques la importancia de seguir instrucciones. Lo bueno es que, si es una actividad que los entretiene, llegarán a comprender fácilmente el sentido que tiene el orden de ejecución y eso puede ayudarlos para cualquier otra actividad en su vida.

Los primeros pasos en la cocina pueden ser parte de sus primeros pasos para muchas otras actividades de su vida diaria, como sus estudios y, después, su trabajo.

Múltiples aprendizajes

Los aprendizajes que pueden obtener tus hijos cuando están dando sus primeros pasos en la cocina pueden ir mucho más allá de lo evidente. Aprovecha estos momentos para crear en ellos conciencia sobre el desperdicio de alimentos y el hambre en el mundo. Enséñales desde el principio a comprar alimentos no empacados en plástico y que prefieran los menos elaborados.

Muéstrales que al cocinar están colaborando con las labores de la casa, que es su responsabilidad. Además, refuérzales constantemente el valor de hacer bien las cosas, con interés, dedicación, orden y limpieza. Como puedes ver, la cocina puede llegar a ser un aula multidisciplinaria en la cual alcanzar aprendizajes significativos para los peques.

primeros pasos en la cocina

Tú actitud es importante

Planifica el momento

Si quieres lograr que los primeros pasos en la cocina de tus peques sean una experiencia agradable, debes contar con tiempo suficiente para atenderlos. Si tus hijos te han demostrado interés en ayudarte a cocinar, procura planificar momentos en los cuales no tengas otras obligaciones pendientes y puedas dedicarles el tiempo que necesitan.

Recuerda que para ellos va a ser una experiencia nueva y queremos que sea satisfactoria. Ten paciencia con sus limitaciones para entender las instrucciones o para manipular un cubierto. No todos tenemos las mismas habilidades y para ellos es un mundo nuevo.

No los fuerces

A pesar de que, en general, suponemos que permitirles ayudarte en la cocina será una actividad divertida para ellos, no los fuerces, ¡pero que eso tampoco te detenga! Vuelve a intentarlo en otro momento en que los veas con mayor disposición a ayudarte y verás que los resultados son mejores.

Para animarlos, puedes contarles anécdotas sobre cómo fueron tus primeros pasos en la cocina, cómo ayudabas a la abuela o alguna receta que salió desastrosa por no seguir las instrucciones. Aprovecha cada ocasión para reforzarles los aprendizajes que pueden obtener en la cocina.

Confía en ellos

Por supuesto eres tú quien mejor los conoce y sabe sus capacidades. Sabes hasta dónde puede dar cada uno, por lo que también sabes hasta dónde puedes exigirles. Es importante que sientan que confías en ellos.

Poco a poco, en la medida en la que ya han dado sus primeros pasos en la cocina y aumente su experiencia, debes dejarlos ser responsables de sus decisiones. Obviamente, no es desentenderte de lo que estén haciendo, pero sí dejar que sean ellos quienes decidan los pasos a seguir.

Como puedes ver, los primeros pasos en la cocina de los peques de la casa pueden ser una actividad gratificante para todos. Recuerda siempre tener en cuenta sus dificultades de acuerdo a su edad, pues de ella depende su capacidad física y su comprensión de la actividad que realiza. Poco a poco dale más espacio para que desarrolle sus habilidades, pero que sepa que cuenta con tu apoyo para las labores más difíciles. Déjalo que dé sus primeros pasos en la cocina y después ¡qué vuele su imaginación!

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *