Cuidado con el exceso de dulces

Los factores que aumentan el colesterol en sangre están relacionados con hábitos y costumbres poco saludables que deben modificarse (alcohol, tabaco, sedentarismo…) y como no, el consumo de dulces.

El exceso de dulces aumenta la probabilidad de sufrir enfermedades cardiacas. Disminuye la cantidad de glóbulos blancos encargados de defendernos de virus y bacterias.

¡Además, si consumes dulces lávate después bien los dientes o te las verás con las caries!

Reducir Consumo Carnes Rojas

Las carnes rojas vienen de animales como la vaca, el buey, cordero.., y también de especies de caza como, el venado, el jabalí, o la perdiz. Sabiendo que la carne roja tiene una relevante y necesaria aportación de proteína de alto valor, lo importante es aprender a escoger para construir una alimentación equilibrada (evitar las parte más grasa).

A pesar de que la carne roja aporta nutrientes como hierro, zinc y proteínas de alto valor biológico, es recomendable que el consumo no supere una cantidad moderada (no más de 300g/semana).

Esta reducción en el consumo resulta beneficiosa porque se ha demostrado que un consumo elevado de carne roja y sobre todo procesada (salchichas, hamburguesa, embutidos…) puede provocar enfermedades como la enfermedad isquémica del corazón, cáncer de colon, páncreas, próstata y renal, como consecuencia una progresión de las enfermedades renales.

Al igual que con otras leguminosas, los gases e hinchazón abdominal que puede provocar su consumo puede ser mitigado con el remojo previo a su cocinado.

Quemaduras más habituales en la cocina

 

Quemaduras por…

  • El vapor es agua hirviendo a más de 100ºC en forma de gas. Si nos quemáramos con agua a 100º C y vapor a 100ºC sentiríamos que nos duele más la quemadura de vapor que de agua aún siendo la misma temperatura“. Sentimos que quema más el vapor, por que el vapor atraviesa los poros u otros orificios con mayor facilidad que el líquido.
  • El aceite hirviendo es un elemento peligroso, las quemaduras con aceite hirviendo son muy dolorosas y su curación puede tardar bastante.
  • Las quemaduras por horno suelen ser quemaduras producidas por contacto con las partes interiores del horno o por las bandejas y rejillas del mismo. La piel puede presentar dolor, hinchazón, enrojecimiento o sensibilidad al tacto. En algunos casos, las ampollas se pueden formar en el lugar de la quemadura, en este caso estaríamos ante una quemadura de segundo grado. En caso de quemadura, primero enfriaremos la zona para reducir la inflamación y el dolor. Después aplicaremos una pomada especial y si fuera necesario, un vendaje con una gasa (evitar presionar).

Quemaduras – ¿Qué hacer?

¿Qué hacer en caso de quemadura?

Las quemaduras pueden causar hinchazón, ampollas, cicatrices y, en los casos más severos, shock e incluso la muerte. También pueden conducir a infecciones porque dañan la barrera protectora de la piel.

El tratamiento de las quemaduras depende de la causa, su profundidad y lo grande que es el área del cuerpo afectada. Las pomadas con antibióticos pueden prevenir o tratar las infecciones. Para quemaduras más graves, es posible que se necesite tratamiento para limpiar la herida, reemplazar la piel y asegurarse que el paciente recibe suficiente líquidos y nutrición.

Nada mas quemarse se recomienda aplicar abundante agua fresca sobre la zona afectada. Esto disminuye la inflamación y alivia el dolor“. No utilizar ni  pasta de dientes, ni aceite o mantequilla porque aunque tiene efecto refrescante, irrita la zona. En caso de quemaduras importantes acudir al médico.

Cocinar Pulpo

El pulpo es un alimento complicado de cocinar, ya que debemos evitar que la carne se quede fibrosa y elástica. Importante, antes de cocinar el pulpo hay que «ablandarlo».

Proceso

Ablandar la carne del pulpo:

Una vez hemos limpiado el pulpo y le hemos quitado todas las partes no comestibles, hay que ablandar la carne para conseguir que quede más jugosa. Entre los distintos métodos destacan:

  • Golpear la carne con una maza de madera o un rodillo
  • Congelarlo durante unos días, y al descongelarlo la carne se habrá ablandado considerablemente
  • Asustar al pulpo, que consiste en introducirlo y sacarlo rápidamente de una olla con agua hirviendo, repitiendo este proceso unas cinco veces aproximadamente, hasta que haya obtenido la textura perfecta

Cocinado del pulpo

  1. Para cocinar el pulpo utilizaremos una olla con agua hirviendo lo suficientemente grande como para que quede totalmente cubierto. Para mantener su sabor, es fundamental hervir el pulpo entero sin cortar.
  2. Cuando el agua esté hirviendo, sumergir el pulpo durante unos 25-30 minutos, y comprobar con un tenedor si la carne está en su punto. En caso contrario, dejarlo unos minutos más.
  3. Para terminar, retirar el pulpo con un colador y cortarlo de la forma deseada, la más habitual es en pequeños trozos, para después sazonarlo con sal y rociarlo con aceite de oliva

Limpiar Pulpo

El pulpo es uno de los alimentos estrella de nuestra gastronomía, con el que podemos elaborar una infinidad de deliciosos platos con un claro sabor a mar. El principal problema que tiene el pulpo es que puede resultar complicado de limpiar debido a que todo el cuerpo del pulpo es un gran músculo, lo que le otorga una textura peculiar.

Proceso

  1. Poner el pulpo en un recipiente y situarlo debajo del fregadero con agua bien fría durante mínimo de dos minutos
  2. Limpiar tentáculo a tentáculo para eliminar cualquier residuo alojado en ellos.
  3. Para limpiar la cabeza del pulpo, hay que girarla del revés y empujarla a través de su boca. Al hacer esto tener cuidado, ya que seguramente saldrá su tinta.
  4. Retirar las partes no comestibles: la bolsa de tinta, los órganos internos, la boca y los ojos. Asimismo, hay que cortar cada una de las piezas de conexión para quedarnos únicamente con la carne.

Uso de Olla a Presión

Normas de uso

  • Lavar a menudo la válvula de seguridad para evitar obstrucciones. Comprobar su estado antes de cada uso.
  • Cambiar las gomas de las tapas para que se mantengan en buen estado.
  • No llenar la olla con alimentos o líquidos al máximo de su capacidad para evitar que la válvula se tapone. No superar los dos tercios de su capacidad.
  • No exponerla a cambios bruscos de temperatura.
  • Siempre introducir un mínimo de líquido, unos 200 ml.
  • No poner la olla al fuego hasta no estar seguro de que está bien cerrada.
  • No olvidar bajar el calor a una temperatura media de una vez que la válvula haya subido.
  • No abrir jamás la olla hasta que no ha expulsado todo el vapor. Hay que esperar a que baje la válvula.
  • Dejar reposar de 15 a 30 minutos la olla hasta que pierda todo el calor y abrirla poco a poco.
  • No usar la olla si notamos que hay escapes por las juntas, o la tapa no cierra herméticamente. Podría quedarse sin líquido dentro y quemar su contenido.
  • Mantener en buen estado nuestra olla y todos sus accesorios (tapa, botones, gomas…). Algunos fabricantes recomiendan cambiar las gomas de las juntas cada 1 o 2 años, según su utilización.
  • No dejar sin vigilancia la olla mientras esté funcionando y el fuego encendido

Tipo de quemaduras

Tipo de Quemaduras

  • Quemaduras de primer grado dañan solamente la capa externa de la piel
  • Quemaduras de segundo grado dañan la capa externa y la que se encuentra por debajo de
    ella. Nos ocasionan ampollas y nos suelen dejar cicatriz
  • Quemaduras de tercer grado dañan o destruyen la capa más profunda de la piel y los
  •  tejidos que se encuentran debajo de ella. Tendremos que acudir al hospital y en casos graves se podrán realizar trasplantes de piel

 

Uso de Cuchillos

Normas de uso

  • No jugar con los cuchillos
  • Cuidar la posición de las manos al cortar y emplear tabla de cortar
  • Los cuchillos de trabajo deben estar afilados y colocados con el filo hacia abajo
  • Al ceder el cuchillo a otra persona debe ofrecerse la empuñadura, para que pueda agarrar el cuchillo de forma natural sin accidente alguno en el transporte
  • Cuando nos desplazamos con el cuchillo en la mano, debe ir pegado a nosotros y apuntando al suelo

Intoxicación Mariscos y Moluscos

Origen

Los mariscos, al igual que otros alimentos, resultan peligrosos cuando no cuidamos su higiene o el proceso de conservación de los mismos no ha sido el adecuado.

  • Los síntomas de la intoxicación por mariscos se pueden presentar desde 2 a 12 horas después de comerlos y se manifiesta como: Cólicos abdominales, diarrea, náuseas y vómitos y malestar general
  • Los moluscos de concha están entre los alimentos más susceptibles de provocar intoxicaciones alimentarias, porque concentran bacterias o virus que pueden ser patógenos. La toxiinfección que más se produce por los mejillones es la desarrollada por Norovirus. Los síntomas habituales suelen ser vómitos, diarrea, malestar general, dolor de cabeza y dolor abdominal

Medidas

  • Comprar mariscos y moluscos solo en lugares autorizados
  • No consumir ningún tipo de marisco crudo o mal cocido
  • Hervir los mariscos durante 15 minutos
  • Mantener la cadena de frío de los alimentos. Enfriar rápidamente y refrigerar los productos del mar luego de ser cocidos, si no son consumidos inmediatamente
  • Si no vas a consumir inmediatamente guárdalos en la parte baja de la nevera (la menos fría), envueltos en un paño húmedo, durante dos días como máximo
  • En el caso de los moluscos, comprar preferiblemente los que se vendan en mallas, con un etiquetado que certifique su paso por la depuradora
  • Que los moluscos estén cerrados y pesen mucho es una buena señal: significa que están vivos y no se han abierto, por lo que no se han podido contaminar en el transporte