1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Dietas Milagro

Dietas milagro: huir de ellas insensatos

Sabemos que el inicio de un nuevo año trae consigo mogollón de propósitos, os recomendamos uno huir de las dietas milagro. Es inevitable con las fiestas Navideñas tenemos la sensación o certeza de haber cometido excesos con la cantidad de comida ingerida. Nos hacemos el propósito de adelgazar ya para enero. Altas en Gimnasios, y dietas milagro son dos de las opciones que seguimos mayoritariamente. En el primer caso deberíamos preguntarnos por qué no estábamos ya apuntados a un gimnasio… Quizás respondiendo esa sencilla pregunta tendríamos claro seguir o no con esa opción. En el segundo de los casos y aunque parezca mentira aún no hemos asimilado toda la información acerca de las dietas milagro y sus consecuencias para la salud.

Hoy hablamos de estas dietas milagro, de sus nombres y de sus consecuencias más perjudiciales. Pero antes de todo eso vamos a hacer una propuesta para adelgazar. Es algo sencillo y va muy en nuestra línea de ser razonables y hacer las cosas con cabeza.

Dietas milagrosas para adelgazar…

No existen, dejaros de tontunas que diría mi abuela. Los milagros en lo que a adelgazar no existen, en el resto de cuestiones podemos hacer actos de Fe, pero en esto no. Resultados rápidos con esfuerzos mínimos, es algo así como lo de que lo barato sale caro. El secreto para adelgazar o mejor aún para tener un control sobre nuestro peso y su incidencia en la salud, es el equilibrio entre ejercicio e ingesta variada de alimentos. No podemos eliminar de golpe un grupo de nutrientes, y tampoco podemos convertirnos en Mister o Miss Olympia de la noche a la mañana.

Ejercicio para adelgazar…

Es de pura lógica que no podemos consumir más energía de la que gastamos. Debe existir un equilibrio entre ambas cuestiones. Para el ejercicio, si nunca en la vida hemos sido unos deportistas ejemplares, ningún deporte nos ha cautivado. Meternos en un gimnasio puede ser flor de un día o de unos meses. Ojo hay gente a la que le funciona y una vez probado no dejan de ir. Pero lo normal es abandonar, porque una actividad generalmente realizada en nuestro tiempo de ocio que no nos gusta está condenada al fracaso.

Probemos con prácticas deportivas más ligeras. Por ejemplo andar, está demostrado que andar es uno de los deportes más saludables. Pero también aceptamos baile como actividad deportiva, vamos que si lo aceptamos. Otro mito con el ejercicio es que se debe practicar los siete días de la semana. Existen ya estudios que confirman que el deporte en fines de semana consigue buenos resultados. Así que nada de obsesionarse con sacar tiempo de donde no hay.

Con los dos días del fin de semana podemos tener más que de sobra para empezar. Tengo un vecino que todos los sábados se sube y baja las cinco plantas de nuestro edificio. Escalera arriba, escalera abajo. Media hora subiendo y bajando escaleras, ese es todo el deporte que hace me dice. No creo que sea la mejor actividad deportiva, pero quizás si sea una opción en días de lluvia o como complemento a otras, ahí la dejo.

Dieta equilibrada para adelgazar…

Es así de sencillo comer sano y equilibrado, ¿qué fácil suena verdad? En realidad es así de fácil, lo que ocurre es que no siempre sabemos el qué y el cómo. Eso tiene fácil solución, acudir a nuestras Escuelas de Cocina. En los cursos para adultos aprendemos a cocinar sano. A usar productos de temporada y a reconocer lo que sí es una dieta equilibrada. Si aprendemos a cocinar es más fácil que la dieta equilibrada llegue a nuestras vidas. Una de las grandes amenazas a comer sano es sin duda el vértigo de nuestra acelerada vida. Comemos cualquier cosa y salimos disparados a la siguiente actividad. Por la razón que sea en el tiempo se ha perdido esa costumbre de dar la importancia que realmente tiene al tiempo de la comida. Alimentarse precisa de un tiempo y recortarlo no lleva a nada bueno.

Empezamos con el tiempo de prepararlo. Hacernos un esquema de lo que vamos a comer cada día, como los menús del colegio de nuestros hijos. Todos los días sabemos lo que van a comer, las calorías y cómo se usan todos los grupos de alimentos. ¿Sabes lo que vas a comer hoy? Porque luego llega el fin de semana y seguro que tenemos claro qué les vamos a poner a ellos. Debemos devolver a nuestras comidas su verdadera importancia. Son tan importante como para tener, qué menos, que un planning semanal, ¿no os parece? Idea, usemos de base el menú del colegio, usando para cada día esos grupos de alimentos. Así a la hora de la cena siguiendo las sugerencias del comedor escolar nos valdrá para todos. Os recomendamos nuestra Escuela de Adultos.

Dietas Milagro

Dietas milagros consecuencias

Bueno teniendo claro que las fórmulas mágicas son solo para Merlín, desmontemos los mitos y creencias de las dietas milagro. La mayoría de esas dietas milagro producen déficit de algunas sustancias en nuestro organismo. Sustancias que son necesarias para el correcto funcionamiento de nuestra sala de máquinas. A nadie se le ocurre dejar de engrasar la maquinaría. Vamos a ver los principales déficit en minerales y vitaminas que las dietas milagrosas pueden producirnos.

Reducir o eliminar la ingesta de algunos minerales…

Por ejemplo bajar la ingesta de Zinc, puede influir en la inmunodeficiencia. Alterarnos el apetito y el gusto. El Zinc es necesario para ayudar a la cicatrización. La falta de Hierro causa la conocida anemia ferropénica y nos deja más débiles. Bajar la ingesta de Calcio, provoca problemas óseos, osteoporosis e incide negativamente en la coagulación sanguínea. Reducir la ingesta de magnesio nos debilita a nivel muscular, ¿quién puede hacer ejercicio estando débil? Eliminar o bajar el Yodo, el Sodio, o el Potasio, produce problemas con la tiroides, apatía y calambres musculares, y más debilidad muscular así como problemas cardíacos.

Reducir o eliminar la ingesta de algunas vitaminas…

Si tocamos la vitamina B1, conocida como Tiamina, estamos haciendo un flaco favor a nuestro cerebro. Podemos incrementar la posibilidad de sufrir estados depresivos. Nos falla la memoria y perdemos la concentración. Si la que tocamos es la vitamina B2, o Riboflavina, las perjudicadas nuestra piel y mucosas, así como los ojos. La reducción en vitamina B3, problemas gastrointestinales. Reducir la ingesta de vitamina B6 o Piridoxina, problemas renales o dermatitis. Bajar o eliminar el consumo de vitamina B8, nos deja fatigados y con dolores musculares. Eliminar o bajar la ingesta de vitamina E, puede acarrear lesiones renales…

Y así nos podríamos tirar largo y tendido, consecuencias graves para la salud desde anemias, pasando por lesiones cutáneas, llegando a trastornos en la coagulación sanguínea. Son consecuencias que ya deberían alejarnos de pensar siquiera en esas dietas milagrosas. Pero conllevan a parte otros efectos perniciosos que no debemos olvidar:

  • la perdida de peso es a costa de proteínas corporales en un gran tanto por ciento. Siendo muy poca en proporción la perdida de porcentaje de grasa. Esto debería ser al revés.
  • hay un efecto yo-yo. Subimos, bajamos, subimos, bajamos… Nos podemos tirar así toda una vida.
  • enlazando con lo anterior, creamos malos hábitos al comer. Al no aprender cómo y qué comer, caemos en errores que nos devuelven al punto de partida o peor.

Dietas milagro nombres de las más conocidas

Entre las dietas milagrosas para adelgazar, algunos nombre son más que conocidos. Otros a lo mejor no los habéis oído nunca. Están por ahí a la vuelta de la esquina, así que os vamos a decir unas cuantas de ellas para que no os den gato por liebre en ningún momento. Lo mejor saber qué alimentos nos aportan los nutrientes necesarios, y en qué cantidad. Cómo prepararlos para conseguir que nos los aporten de la mejor forma y siendo al tiempo un placer para los sentidos. Porque hay que volver a recuperar el placer de comer, y dedicarle el tiempo que merece. En la preparación, en la ceremonia de ingerirlos y en su reposo más adecuado.

Algunas de esas dietas milagrosas son:

  • la dieta del hielo… Sí este es un caso típico atribuimos a un “alimento” o “ingrediente” unas propiedades adelgazantes que no tiene ni se las espera…
  • la dieta de la uva… Seguimos con lo anterior, con las propiedades beneficiosas de un alimento proponemos “limpiar” el organismo…
  • la dieta Heller… Estamos ya en otro tipo de dietas. Estas algo más elaboradas, el error, craso error, de ésta en concreto es que no discrimina al sujeto que la hace. Es decir es una dieta igual para todo el mundo, obviando la diversidad…
  • la dieta de Pritikin… Empieza fatal prometiendo perder 3 kilos a la semana… Prohíbe proteínas animales concretas. Elimina la ingesta de ácidos grasos esenciales… Su error mayor es eliminar la ingesta de grupos de alimentos. Es una dieta de los ochenta del siglo veinte, y ya hay estudios cientificos que refutan los principios en los que se basaba…

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *