1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
abusar de los dulces

¿Por qué los niños no deben abusar de los dulces?

Una de las tareas clave de una escuela de cocina infantil es enseñar a los peques sobre la buena alimentación, explicarles secretos y algunos datos importantes para su salud, como por qué no deben abusar de los dulces.

Es difícil determinar con precisión cuánta azúcar se consume durante el día, sobre todo si hablamos de los adultos. Si se trata de niños, lo ideal es que los padres controlen la ingesta de productos azucarados.

La recomendación de consumo de azúcar que hacen los organismos internacionales de salud es de 25 gramos como máximo en una dieta de 2.000 calorías. Para los niños menores de dos años no es recomendable el azúcar en ninguna de sus presentaciones, y de 2 a los 18 años, la proporción es de 10% del total de la su alimentación diaria.

Abusar de los dulces, ¿Cómo evitarlo?

Una vez que los niños se acostumbran al sabor del azúcar puede resultar difícil controlar la cantidad de consumo, especialmente de bebidas azucaradas. La responsabilidad de la cantidad de azúcar que consuman los niños es de los padres o representantes. Los niños no están conscientes de que abusar de los dulces puede ocasionar graves consecuencias a su cuerpo.

Es cierto que el azúcar ayuda a la salud del cerebro, da energía al organismo y ayuda a metabolizar las grasas; pero es conveniente no obtenerla de las golosinas, bollerías y postres, sino de productos naturales como frutas frescas o frutos secos, como uvas pasas, orejones de duraznos y manzanas, higos, etc.

  • Lo mejor es revisar las etiquetas de los productos que se compran en el supermercado, pues muchos de estos tienen alto contenido de azúcar. Inclusive los salados, tienen azúcar como conservante.
  • Así mismo, en las etiquetas se suele indicar el tipo de azúcar como, por ejemplo: concentrado de zumo de fruta, dextrosa, etil maltol, glucosa, jarabe de maíz, jugo de caña, lactosa, malta, maltodextrina, melazas, miel, sacarosa, todos nombres que tiene el azúcar que se añade a una buena cantidad de productos que están en el mercado.
  • De manera que la proporción de estos azúcares debe ser considerada a la hora de evitar abusar de los dulces, pues el azúcar no solo está en las golosinas y postres, sino en una larga lista de productos, sobre todo industrializados.

Para evitar abusar de los dulces, los adultos debemos aplicar algunas rutinas diarias, como, por ejemplo:

  • Optar por tener siempre frutas variadas, especialmente para las meriendas o como complemento de las comidas principales. Manzanas, peras, duraznos, ciruelas, fresas, cambures, trozos de piña, melón, mango, lechosa, entre otros, aportan suficiente azúcar natural o fructosa.
  • Los zumos y papillas de frutas también son una opción saludable siempre y cuando no tengan azúcar añadida. A pesar de que el zumo de frutas 100% natural puede ser parte de la dieta saludable de los peques, su consumo también debe ser moderado.
  • Dales agua y leche como bebidas para las comidas principales de tus hijos.
  • Evita premiarlos con dulces, golosinas y postres. Hemos visto como algunos padres recompensan el esfuerzo y los resultados que obtienen los niños en la escuela, en el deporte, en sus clases complementarias y hasta en el hogar. Así mismo, los padres suelen consentir a sus hijos cuando comen sus vegetales ofreciéndoles dulces. Es posible que estas recompensas funcionen por un tiempo, pero es lógico que desencadene un problema de salud en el mediano o largo plazo.
  • Cambia los hábitos. Las celebraciones de cumpleaños, aniversarios, cualquier fiesta infantil o de adulto incluyen tartas, helados, golosinas, dulces de todo tipo que los niños no desaprovechan.

Con un poco de creatividad podrás ofrecer postres saludables y divertidos que los niños puedan disfrutar sin el temor de padecer consecuencias.

buenos hábitos alimenticios

Consecuencias de abusar de los dulces

Dolores de estómago, indigestión, cefaleas, vómitos, erupciones, son algunas de las consecuencias que se desencadenan inmediatamente después de que los niños consumen muchos dulces. Esos malestares pueden ser tratados con dieta líquida y saludable; esperando a que se elimine el exceso de azúcar del cuerpo.

Sin embargo, cuando se trata de abusar de los dulces a lo largo de su etapa de crecimiento y en el curso de toda la vida, las consecuencias son más graves y, en muchos casos, irreversibles.

Adicción al azúcar

Si a los niños se les permite abusar de los dulces se les puede estar allanando el camino hacia la dependencia o adicción al azúcar, la cual es similar a la de las drogas. Cuando esto ocurre pueden aparecer los cuadros de abstinencia al momento de no consumir comidas azucaradas durante unos días; pueden sufrir irritabilidad, cambios de humor, ansiedad, hiperactividad, etc.

Obesidad y desnutrición

Abusar de los dulces puede aumentar el riesgo de padecer obesidad infantil. El exceso de azúcar le da una dosis extra de trabajo al páncreas que debe producir más insulina para procesarla. Cuando esto ocurre, el hígado, que también participa en el metabolismo, comienza a acumular grasa, y empieza el aumento desmesurado de peso. Cada vez que los niños consumen azúcar en exceso le proporcionan al organismo calorías vacías, es decir, sin nutrientes ni vitaminas, pierden apetito y por tanto reducen la ingesta de alimentos saludables.

Enfermedades asociadas a la obesidad

La aparición de enfermedades como prediabetes, hipertensión y afecciones cardíacas están relacionadas con la obesidad y con el consumo excesivo de azúcar. Un adulto sano es el resultado de una infancia de buena alimentación, un estilo de vida saludable con ejercicios y el consumo de agua, en lugar de bebidas carbonatadas y azucaradas.

Caries

Las caries en los niños es una de las enfermedades bucales más comunes en la actualidad. El azúcar en la boca, al contacto con la saliva se convierte en ácido que afecta el esmalte de los dientes y provoca la aparición de pequeñas picaduras que luego corroen las piezas dentales completas. Una dieta saludable, con aportes moderados de azúcar proveniente de fuentes naturales es la mejor manera de prevenir enfermedades a los niños.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *