1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Trucos verdura niños

Trucos para que tu hijo se coma la verdura

La batalla típica a la hora de comer: a tu hijo no le gustan las verduras y cuando se las encuentra en el plato, comienza a poner muecas, jugar con la comida, quejarse e incluso llorar. No desesperes, es algo muy frecuente que ocurre en casi todas las familias con niños pequeños (y no tan pequeños). Hoy vamos a ayudarte y darte sencillos trucos para que tu hijo se coma la verdura.

No le presiones y le obligues a la fuerza

Si el niño no se siente cómodo comiendo verduras, el hecho de presionarle, enfadarnos con él, gritarle, pelearnos, presionarle o amenazarle no hará que el niño acabe queriendo comer verduras ¡Al contrario! Muy probablemente acabe cogiendo aversión a ellas y las connotaciones negativas hacia las verduras aumentarán de forma exponencial para él. Podría incluso tenerle miedo al momento en el que intuya que va a tener que comer verduras y por lo tanto volver a pelearse y enfadarse contigo. Sabemos que es difícil, pero el proceso no es rápido y debemos hacerle saber al niño que le respetamos.

Lo primero, llénate de paciencia e intenta hacer del momento de comer verduras algo positivo, agradable e incluso divertido.

Cocina divertida con verduras

Prueba a hacer recetas divertidas con verduras (puedes ver un ejemplo aquí), combinar colores (no un plato todo verde) e incluso crear dibujos con la comida. Te animamos también a cocinar con tu hijo y que así se sienta más cercano a todos esos alimentos y se sienta orgulloso del trabajo conseguido. Comienza por introducir las verduras que más le gusten (tomate, lechuga, berenjena, zanahoria…) y poco a poco ir descubriéndole sabores nuevos (acelgas, brócoli, espinacas, puerros…).

Para que él se sienta aún más involucrado, consigue un libro de recetas con verduras e invítale a que él elija qué receta cocinar (de entre las que tú le propongas, según tus preferencias de tiempo e ingredientes). Existen algunos libros de cocina para niños específicos para fomentar el consumo de frutas y verduras, si puedes opta por uno de éstos, ya que los “libros para niños” suelen ser bastante más divertidos y bonitos que “los libros de mayores”.

Eres su ejemplo a seguir

Los niños aprenden por imitación, por ello es tan importante ver que sus referencias adultas son los primeros que quieren comer verduras y disfrutan con ello. Así que evita decir cosas negativas sobre alguna verdura o fruta, aunque no te guste. Tú eres su modelo a seguir y confiará en aquello que le digas, aunque eso no significa que esté de acuerdo.

No dejes de ofrecerle verduras

Aunque sepas perfectamente que te va a decir que no, no dejes de ofrecerle verduras “¿Te pongo un poquito más?” “¿Te apetece repetir?“. Muchos estudios han ratificado que una mayor exposición a un alimento, aumenta su aceptación de forma progresiva por parte del niño. De tanto verlo, acabará por conocerlo y por sentirlo menos ajeno y extraño.

Un truco muy bueno es conseguir que la transición desde que el niño lo prueba por primera vez hasta que lo acepta, sea menos traumática y más suave, es transformarlo en puré, presentarlo en trocitos pequeños, mezclarlo y esconderlo entre otros alimentos. Poco a poco, lo iremos mostrando hasta que finalmente el niño se convenza de que es algo bueno y está bueno.

Es importante que después de comerse el plato, le preguntemos si le ha gustado y de ser así, ya le contemos qué alimentos se ha comido, así se dará cuenta de que no hay nada malo en estas verduras que al principio tanto le disgustaban.

Viste también estos artículos...

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *